21 mayo 2011

La leyenda urbana de "Luz de luna"

 ALERTA SPOILERS: Me temo que he de avisar que, aquí, se va a hablar del final de la sexta temporada de "Bones". Quizás hay algunas cosas que podéis leer si no vais al día, pero el giro de los dos últimos minutos igual es mejor verlo sin saber nada con antelación.

Ya sabéis lo que suele decirse de las series con la tensión sexual no resuelta de sus protagonistas en el centro; que deben evitar caer en la maldición de "Luz de luna". En esta serie, las discusiones continuas entre David y Maddie disfrazaban el hecho de que en realidad, se sentían atraídos el uno por el otro, y después de varias temporadas de tira y afloja, cuando finalmente consumaron su relación, la serie saltó el tiburón. Esa amenaza ha pendido sobre "Bones" en los seis años que lleva en antena, pero lo cierto es que Brennan y Booth no se parecen a David y Maddie (cuya TSNR estaba basada en las peleas y las discusiones), sino que, como se decía muy a menudo cuando la serie se estrenó, guardan más similtudes con Mulder y Scully.

Como bien dijo Ángela en el primer capítulo de la sexta temporada, ellos dos ya llevaban tiempo siendo una pareja, con la salvedad de que no se acostaban juntos. Que era, más o menos, la situación en la que estaban Mulder y Scully a estas mismas alturas de "Expediente X". Y sí, no hemos visto el momento de la consumación y nos enteramos cuando Brennan le dice a Booth que está embarazada, pero al menos no han estado engañándonos como Chris Carter con Sculder, a los que tuvo funcionando como una pareja fuera de campo toda la séptima entrega. Del momento de la verdad vemos el principio (cuando Brennan acaba en la cama con Booth, hundida emocionalmente tras la muerte de Nigel-Murray), y la confirmación es la cara de Huesos al contarle a Ángela lo que ha pasado. Las expresiones, las sonrisas y las miradas de Emily Deschanel han estado toda la temporada indicando sin palabras lo que Brennan sentía, y en este tramo final no ha sido una excepción (su cara también cuando Ange da a luz ya es una pista de lo que está a punto de ocurrir).

Desde luego, es un gran cambio para la serie, pero uno que, probablemente, necesitaban. Siete son muchos años para mantenerse básicamente igual, y da la sensación que los guionistas se van a lanzar por el camino abierto por ese giro sin miras atrás, y manteniendo la coherencia con las personalidades de su pareja principal. Ha sido un cierre que remonta el nivel de una entrega que, excepto por algunos destellos, ha pasado más bien desapercibida, justo cuando los programan detrás de "American Idol" y se puede decir que han tenido parte de la culpa de que, el próximo otoño, "CSI" vaya a verse el miércoles, en lugar del jueves. Tengo mucha curiosidad por ver cómo evoluciona la doble B a partir de esto y, si no es mucho pedir, ¿pueden Buck y Wanda Moosejaw participar como extras en un vídeo de Robin Sparkles?
Publicar un comentario en la entrada