09 noviembre 2011

Cazadores de monstruos

En la competencia que se ha creado por ver quién maneja mejor los cuentos de hadas, "Once upon a time" o "Grimm", hay una corriente que cree que ésta última, con su esquema procedimental, aprovecha la imaginería y las referencias a esas historias de un modo más original, mejor integrado en el mundo real. Su punto de partida es que todo lo que los hermanos Grimm, Hans Christian Andersen y Perrault escribieron era real, y que los monstruos de los cuentos se esconden a simple vista bajo apariencia humana, mezclados entre nosotros. Sólo los Grimm, unos cazadores cuya habilidad se hereda de generación en generación, pueden verlos como lo que realmente son, y es su deber acabar con los que se dediquen al mal. Vamos, algo así como Buffy contra los osos de Ricitos de Oro.

Visualmente, la serie tiene mucho ganado con esos espectaculares bosques, y el juego de las sudaderas rojas del piloto estaba muy logrado, pero le falla su protagonista principal, David Giuntoli, que no tiene la presencia para sacar adelante un personaje tan heroico, pero en teoría lleno de dudas, como Nick Burkhardt. Resulta todo demasiado genérico, con poca chispa, y el único momento en el que hay algo interesante que ver es cuando tenemos por ahí al lobo (o el blutbad, palabra alemana que creo que significa, literalmente, "baño de sangre"), un Silas Weir Mitchell especializado en personajes de tíos raros y que sí es hasta divertido de ver, con su dieta, sus pastillas y su Pilates para evitar convertirse en el lobo malo del cuento. Él ayuda a Nick a familiarizarse con los monstruos y hacerse una idea de qué se enfrenta, y de ahí se podría sacar una buddy comedy que igual sería más entretenida.

Si había alguien que tuviera más que curiosidad por verla, esos son los que recuerdan a David Greenwalt, su co-creador, de su época en "Ángel", pero eso no garantiza que "Grimm" vaya a ir a ninguna parte (acordaos de "Moonlight"). Es el tipo de serie que las cadenas creen que es perfecta para el viernes (una de sus competidoras es, sin ir más lejos, "Sobrenatural", con la que también guarda algún que otro parecido), pensando que los fans de lo fantástico se tragan cualquier cosa que entre en ese género. Para ello, tendrían que haber elegido a un protagonista con más gancho, porque en los procedimentales, ésa acaba siendo la clave para que de verdad veas unos cuantos capítulos más fielmente.

P.D.: En estas cosas que sólo me hacen gracia a mí, sí me pareció simpático que empezaran el piloto con "Sweet dreams", versión original de Eurythmics, y lo terminan con la versión de Marilyn Manson, que está realmente manoseada.
Publicar un comentario en la entrada