16 noviembre 2011

Los pies de Nick y Jess

Desde el final del piloto de "New Girl", queda muy claro que en la serie hay una pareja potencial que puede protagonizar una subtrama de comedia romántica sin problema, y ésos son Nick y la propia Jess. Entre el camarero que aún no ha superado la ruptura con su novia de siempre y su peculiar nueva compañera de piso hay una química casi instantánea que se aprecia enseguida, que la propia Liz Meriwether ha comentado en más de una ocasión y que hasta se atrevieron a afrontar directamente en el capítulo de la semana pasada. O más o  menos directamente, porque en realidad era una conversación entre Jess y su amiga Hannah, y no entre Jess y Nick, que luego propició un estupendo gag en el que ella va girando alrededor de él para ver hacia dónde apuntan sus pies.

Ese gag es uno de tantos momentos de comedia física que figuran entre lo que mejor funciona de "New Girl". Como Jess, a Zooey Deschanel no le importa hacer todo tipo de cosas y gestos ridículos (el capítulo de la boda fue un recital en ese aspecto), y son esos bailes descoordinados o alguna caída a destiempo gran parte del tirón de la serie. Mientras el pobre Winston sigue ahí un poco de convidado de piedra, hasta el patetismo de Schmidt en su esfuerzo por convertirse en una versión pobre de Barney Stinson resulta muy divertido. La tensión romántica entre Nick y Jess va a seguir ahí aunque, de momento, no haya planes para que vaya un paso más allá, pero es un desarrollo en la línea de por dónde va evolucionando el resto de la comedia. Sus compañeros ya no reaccionan ante Jess con el mismo asombro extrañado del principio; sí, les siguen sorprendiendo algunas de las cosas que hace, pero se lo toman de un modo más natural, más en plan "ah, es que es Jess" que se puede sostener mejor en el resto de la temporada.

A pesar de que haya perdido algo de audiencia desde su sorprendente estreno, "New Girl" sigue siendo de las revelaciones del otoño. Sus cifras son a veces mejores que las de "Glee", su lead-in, y se va manteniendo más o menos estable, lo que a su vez ayuda a que "Raising Hope" esté disfrutando de unas audiencias que, teniendo en cuenta las de su primera temporada, no están nada mal. Sí, las opiniones sobre esta serie no tienen término medio, y mientras unos querrían darle un par de bofetones a Jess, otros nos divertimos mucho.
Publicar un comentario