06 noviembre 2011

Charlie Sheen y la moral del negocio

Desde que explotó, figuradamente, el asunto de Charlie Sheen, sus juergas, sus diatribas contra Chuck Lorre y su despido final de "Dos hombres y medio", hasta que se supo que Sheen había llegado a un acuerdo con FX para adaptar a televisión "Ejecutivo agresivo", ha habido en los blogs estadounidenses un interesante debate sobre si el canal hacía bien en entrar en tratos con un personaje así, que hasta su aparición en los últimos Emmy, había sido un desastre de relaciones públicas ambulante, alguien que, con sus extrañas declaraciones y salidas de tono, se había convertido durante el verano más en un objeto de chiste que en alguien en quien se pueda confiar de nuevo para sacar adelante un éxito en televisión. Su acuerdo con FX se ha visto desde algunos lugares como un tremendo error por parte de la cadena porque la imagen que tiene es de ser "mejor" que eso, como si para algunos canales hubiera un punto de vista "moral" desde el que juzgar sus decisiones empresariales.

Es un modo de ver las cosas bastante curioso y que da para debates y comentarios como el que se hace en el último podcast de "Firewall & Iceberg", en el que intentan ver las cosas de un modo más realista y sí, quizás hasta cínico. Por supuesto, FX ha creado con sus series de producción propia una cierta imagen de marca que es, probablemente, donde no acaba de encajar del todo bien la imagen de marca de Charlie Sheen, pero en el podcast recuerdan que la cadena tiene en nómina a dos creadores de trato complicado como Kurt Sutter y Ryan Murphy, y que tanto "Sons of Anarchy" como "American Horror Story" (y antes "Nip/Tuck") les funcionan la mar de bien y Sutter y Murphy van a cumplir con su trabajo. Ése es precisamente el potencial problema con Sheen, que no sea capaz de hacerlo, pero eso es problema de FX por preferir su teórico tirón morboso entre el público.

Lo que trasluce de todo esto es algo realmente interesante, y cómo se pueden adjudicar etiquetas de "buenos" y "malos" a empresas que se mueven buscando el beneficio económico, y nuestra percepción puede otorgarles cierta altura "moral" que no tienen, y que no buscan. Los críticos estadounidenses tienen buena concepción de FX porque, incluso cuando cancelan series, su propio presidente se pone al teléfono para explicar en persona las razones detrás de su decisión. Es algo parecido a lo que pasó con AMC y el final de la primera temporada de "The Killing".

Música de la semana:  Imagino que a veces, cuando un grupo tiene disco nuevo, debe resultar mucho más fácil y barato conseguir alguna de sus canciones para que suenen en una serie, lo que le sirve a ese grupo como promoción al mismo tiempo. Lo digo porque, por lo visto, tanto "CSI: NY" como "Anatomía de Grey" han decidido utilizar "Future is slow", que abre el último disco de The Kills. Tampoco es mala elección.
Publicar un comentario en la entrada