05 noviembre 2011

Las series de la semana (VII)

 Creo que no va a haber spoilers de importancia en esta recopilación, pero si sois de los alérgicos a ellos, bastará con que os saltéis el párrafo sobre la serie de la que queréis permanecer cual tabula rasa.

1.- El otro día, leyendo una interesante entrevista a Hart Hanson en "Vulture", llegué a un artículo que el magazine publicó "En elogio de "Bones"" (así se llamaba), casi al final de su sexta temporada. En él decía que la serie es "entretenida sin ser estúpida, relajante sin ser aburrida, predecible sin ser insatisfactoria", y añadía que su consistencia, y el hecho de no haber sido nunca cool, le permitía sobrevivir mejor que otras series que tal y como habían llegado a ser cool, habían dejado de serlo. Por eso pensaban que la "maldición de "Luz de luna" no es para ellos, que pueden conseguir que Booth y Brennan estén juntos sin estropear la serie. El principio de la séptima temporada nos ha enseñado que, manteniendo la coherencia en el retrato de Brennan, no hay nada que temer. Hanson y Stephen Nathan quieren seguir teniendo cierto conflicto que rija las interacciones entre su pareja protagonista para que no cambien y no se conviertan en dos pastelosos inaguantables. Eso sí que sería saltar el tiburón.

2.- Viendo "Once upon a time", no puedo evitar sorprenderme de cómo una serie de Syfy ha acabado en ABC, algo que no implica, en mi caso, nada despectivo. Pero es la sensación que da, eso sí, permitiéndose el lujo de que Kristin Bauer siga demostrando cómo terminar una frase para que tenga otra intención. Su Pam de "True Blood" es la reina de los one liners. ¿Y sabe Rumpelstilskin todo el pastel? Porque lo parece, al menos, parece saber mucho más que Regina. ¿Será él el auténtico malvado? ¿O simplemente tiene unos intereses personales que pueden llevarlo a hacer algo bueno por razones que no lo son?

3.- Estar casi un mes de parón (por culpa del béisbol) tras sólo tres capítulos puede haber perjudicado a "New Girl" en las audiencias, eso por descontado, pero yo no puedo evitar que las excentricidades de Jess me hagan gracia, a pesar de que siempre corren el riesgo de saturar. Cuando las llevan más o menos bajo control, resulta divertida y, en cierto modo, hasta un poco entrañable, y con Nick hay una evidente tensión de "si queremos, los convertimos en pareja para los sweeps de febrero". Ya, ya, en sólo cuatro episodios (cuatro, eh, que no hablamos de una temporada entera) han tenido bastantes irregularidades pero, ¿qué comedia no las tiene? No me digáis "Community", que no os ciegue el fandom.

4.- Hay cierto detalle con Olivia al final del último episodio de "Fringe" ("Novation" se llama) que indica que ella es la clave de todo. Como no quiero espoilear nada, me callaré aquí, pero igual la agente Dunham necesita una "constante". Oh, y me encanta que los cambiaformas aúnen el cazador de recompensas extraterrestre de "Expediente X", los cylones y "La invasión de los ladrones de cuerpos".

5.- El único reality que sigo es "Top Chef", y sólo desde su edición anterior, la All-Star. Esta nueva se ha llevado el programa a Texas y se permite empezar con 29 concursantes y una ronda previa de eliminación, como si fuera "American Idol". El inicio no va a ser demasiado destacable, aunque se las apañan para colar un par de sorpresas, pero es comprensible, con tanta gente. Al parecer, van a estar viajando por las ciudades más importantes del estado para sus retos (el primero está centrado en San Antonio), así que, cuando lleguen a Austin, deberían soltar un "clear eyes, full hearts, can't lose". Para ambientar.
Publicar un comentario en la entrada