11 noviembre 2011

Una televisión de músicos

Primero, perdonad que esto que sigue sea una de esas entradas con poco texto y mucho vídeo, pero se une un cúmulo de circunstancias extrablogueras (y catarrales) que no me permite hacer más que esto. Y, además, como el centro es la música, tampoco está bien que haya muchas palabras que distraigan de lo que importa, que son las bandas sonoras. Porque sí, también he de pedir disculpas porque esto es un poco una secuela de esta entrada de "¡Vaya Tele!" en la que se repasaban seis compositores actuales que firman unas músicas para las series que no desentonarían, muchas veces, en una sala de cine. En esa entrada se hablaba del omnipresente Michael Giacchino, de Murray Gold ("Doctor Who"), Nathan Barr ("True Blood"), Bear McCreary ("Battlestar Galactica" y, ahora, "The Walking Dead"), Chris Tilton (alumno aventajado de Giacchino en "Fringe") y Ramin Djawadi ("Juego de tronos"), pero entre los comentarios y otras ideas que surgen después, aparecieron otros nombres que también merecían destacarse.



Uno de los que no se mencionó fue David Carbonara, que firma una banda sonora muy lounge y sixty para "Mad Men", y que debe ser de los aspectos más subestimados por la crítica de esa serie. Curiosamente, a lo que Carbonara se dedica la mayor parte es a la edición musical, trabajando así con gente como Rachel Portman y Howard Shore.



El otro compositor que alguien recordaba en los comentarios de esa entrada era Sean Callery, un hombre que debe ser de los que más trabaja actualmente en televisión. Es más conocido por su música para "24", pero también se ha encargado de las bandas sonoras de la miniserie "Los Kennedy", "Medium", "Bones" y "Homeland", que es su último trabajo hasta el momento.



Y el tercero, que está muy de moda por "Downton Abbey", es John Lunn, un hombre que ha puesto música a un buen puñado de series británicas, incluyendo adaptaciones literarias como "Little Dorritt", "Bleak House" o "Madame Bovary".
Publicar un comentario en la entrada