30 noviembre 2011

'One and done'

Si no hay un milagro que lo remedie, "Pan Am" terminará en su el capítulo 14 de su primera temporada, aunque no sé si conseguirá entrar en el selecto club de las "flores de un día", las series que sólo conocieron una temporada porque la audiencia no las respaldó en su momento, aunque su calidad las habría hecho merecedoras de un par de años más en antena, como mínimo. El remake de la NBC de "Prime Suspect" es otro candidato claro a engrosar esa lista, y en su caso con algo más de merecimiento. En apenas cuatro episodios habían limado las cosas que funcionaban peor del piloto y, sin perder el gancho de la interpretación de Maria Bello, ya habían construido una estupenda dinámica de grupo entre el resto de detectives que trabajan con Timoney. Pero sus cifras de audiencia aún son peores que las de "Pan Am" y, aunque han rodado 13 episodios, ni siquiera sabemos si podremos verlos todos en algún momento.

En "The Guardian" se acuerdan de esas one and done, como se diría en la NBA, a propósito del estreno allí del ya cancelado remake de "Los ángeles de Charlie". No es que crean que merezca figurar en la misma liga que "Firefly", por ejemplo, pero les da la excusa perfecta para recordar seis series que realmente tuvieron una buena primera temporada (algunas, incluso una gran primera temporada) pero cuya calidad no les sirvió para atraer los suficientes espectadores que les permitieran librarse de la guillotina. Por supuesto, el western espacial de Joss Whedon (14 episodios) es la primera inclusión de la lista, y no sin razón. Merece la pena ya sólo por los estupendos personajes que lo pueblan, pero es que, además, siempre resulta divertido encontrarse por ahí a gente que luego se haría realmente famosa, como un Zac Efron que no era más que un chaval o Christina Hendricks.

En el sexteto elegido por el periódico figuran, curiosamente, dos series que son de las que mejor han captado las inseguridades y las idiosincrasias de la adolescencia y que acabaron las dos antes del 20º capítulo. "Freaks & Geeks" (18) y "Es mi vida" (19) son mencionadas siempre que algún crítico habla sobre el género de series de instituto y, en concreto, cuando quiere referirse a las que buscan reflejar la experiencia de esas edades del modo más cercano y real con sus personajes. Por supuesto, en ellas también hay un puñado de actores que conocieron el éxito más tarde, y resulta especialmente interesante volver a ver algunas de las cosas que Claire Danes hizo, con 15 años, en aquella serie, además de que, si uno la vio siendo adolescente, siempre considerará a Jared Leto un particular sex symbol (y siempre verá de un modo distinto esta foto de los dos en una entrega de premios en 2010).

En la lista encontramos "Police Squad!" la serie paródica que preparó a Leslie Nielsen para convertirse después en el rey del humor absurdo con la saga de "Agárralo como puedas", "Studio 60" y "American Gothic", y luego ofrece como menciones especiales "FlashForward" (más por el potencial que tenía que por lo que ofreció de verdad), la primera versión de "Cupid" y "Undeclared".  Por supuesto, aquí podríamos añadir nosotros todas las series que quisiéramos. Sólo entre los "cadáveres" dejados por la temporada 2010/11 ya podríamos seleccionar "The Chicago code" y la estupenda "Rubicon", y seguro que vosotros podéis apuntar muchas más, pero aquí volvemos siempre al mismo asunto; la audiencia es el rasero principal por el que se mide el éxito de una serie. Calidad pero bajas audiencias son síntomas de cancelación casi segura.
Publicar un comentario