25 abril 2008

El Robingate

ALERTA SPOILERS: Si queréis un acertado comentario, sin spoilers pero muy revelador, del episodio "Sandcastles in the sand" de "Cómo conocí a vuestra madre", pasaos por "Mi caja tonta". Si preferís destripar el punto clave de ese capítulo, no cambiéis de dial. La foto, a todo esto, es una captura hecha por "Have you met Ted", un blog muy completo sobre la serie.

Es un poco arriesgado comentar ese giro final de "Sandcastles in the sand", el episodio del pasado lunes de "Cómo conocí a vuestra madre", sin saber cómo se desenvolverá el asunto en las próximas semanas; si será el salto del tiburón, una maniobra para cubrirse las espaldas si la CBS no renueva la serie por una cuarta temporada o un hallazgo que puede enriquecer, principalmente, a los dos personajes que protagonizaron ese momento (no me decido a llamarlo "Barneygate" o "Robingate"... Mejor éste último, que el episodio estaba centrado en ella). Hay que quitarse el sombrero ante Craig Thomas y Carter Bays, de paso, por crear una cortina de humo de lo más efectiva, creando expectación ante el regreso de Robin Sparkles dejando el vídeo de "Sandcastles in the sand" en Internet y hablando exclusivamente sobre ella y su ex-novio, un James Van Der Beek muy poco Dawson y bastante divertido, y distrayéndonos del punto clave de todo el episodio, el "money shot", que diría Verónica Mars: el momento en el que Robin y Barney resuelven esa TSNR en el sofá.

En otro comentario muy revelador, Alan Sepinwall apunta que la serie viene construyendo ese momento desde la primera temporada, cuando Robin se va a con Barney a jugar al Counter Strike real, se pone traje, se fuma un puro, y está mucho más divertida que cuando está con Ted, y casi tan awesome como Barney (perdonad el anglicismo, pero Barney se lo merece). Robin siempre ha estado infrautilizada en "Cómo conocí a vuestra madre", y aunque es una lástima que apenas tenga entidad propia más allá de ser "el cuelgue-novia-ex novia de Ted", cuando la utilizan, la aprovechan bien. Tiene las mejores salidas de la serie, descontando las de Barney, y siempre que esos dos andan cerca, están garantizados unos cuantos buenos momentos.

Desde los retos sucesivos que Barney le lanzaba para que dijera estupideces en las noticias, él y Robin ha tenido una gran dinámica, y siempre se veía ahí algo, un entendimiento, una complicidad especial... Además de que ambos se parecen bastante (alérgicos al compromiso, celosos de su intimidad, y he leído en algún blog que, en el fondo, Robin es más fría que Barney). Es cierto que, en los tres o cuatro capítulos anteriores a éste, se han ido dejando caer pequeños detalles (como éste, y éste) que empiezan a dar a entender algo más, y desde el final de "The bracket", cuando Robin se ofrece como cebo para que Barney descubra a la mujer que quiere arruinar su vida, en muchos blogs yanquis se hacía campaña abiertamente por un rollo Robin-Barney.

Ahora ya tenemos algo. Cómo se desarrollará de aquí al final de temporada aún no se sabe, pero los chicos de "Cómo conocí a vuestra madre" no van inventándose cosas sobre la marcha y, en las planificaciones de las temporadas, se parecen bastante a la gente de "Perdidos". Todos los episodios están plagados de detalles y cosas que luego tienen su importancia, así que me jugaría algo a que el beso final entre Robin y Barney queda en algo más que aquel inicial "Hundir la flota es un término internacionalmente aceptado para sexo" de Barney.
Publicar un comentario