14 abril 2008

El laboratorio de los frikis

Hay series que, sin ser la octava maravilla del mundo, se salvan por algún detalle en concreto. Conocida mi adicción a las series de policías, a "Bones" tenía que darle una oportunidad (hay, eso sí, dos que no soporto, además de "CSI: Miami": "Numb3rs" y "Mentes criminales"), incluso aunque dicha oportunidad no fuera suficiente para incluirla en la "zona de confianza". Sin embargo, he de reconocerle uno de esos detalles que, cuando la pillo en La Sexta, hace que me lo pase muy bien con ella: sus personajes son todos una panda de frikis cerebritos.

¿No? Tenemos a Zack Addy, un cerebro superdotado con memoria fotográfica que es capaz de identificar heridas y huesos al segundo, pero en algunos aspectos, todavía un crío (y traumatizado justo después de volver de Irak en la tercera temporada). Tenemos también a Hodgins, tan amante de las teorías de la conspiración, que tomarse unas cervezas con Mulder y él sería el paraíso de ufólogos y fríkeradictos, tenemos a Angela, que reconstruye cualquier rostro con un programa que deja a las simulaciones de Matrix a la altura del betún, y está la doctora Brennan, "Huesos", la brillante antropóloga que da título a la serie, un verdadero hacha en el trabajo pero con una manifiesta incapacidad para relacionarse con la gente. Hasta el agente Booth es un rato friki, a su manera. El resultado es que, cuando todos éstos se juntan, "Bones" se convierte en una comedia de lo más entretenida.

Hodgins y Zack siempre están haciendo experimentos que han debido aprender de Grissom (sólo el laboratorio criminalístico de Las Vegas los supera en el nivel de frikismo), y las famosas conversaciones en el coche de Booth y Brennan son de premio. En la tercera temporada, les obligan a ir a un psicólogo que, por supuesto, es otro friki, y con el que las interacciones entre los dos son como las de un matrimonio quejica cuyos integrantes se conocen demasiado bien. Los casos no me importan demasiado (hay algunos bastante asquerosos, y luego está ese arco continuado del gormogón y sus torturas medievales), porque son las pullas, los dobles sentidos y las situaciones embarazosas en las que suelen verse envueltos las que hacen que "Bones" merezca la pena, más que esas reconstrucciones, a veces un poco fantasmada, de los cadáveres y las circunstancias de su muerte. Dicho esto, mi favorito es Hodgins. A veces está incluso demasiado trastornado.

P.D.: Otro daño colateral de mi trabajo en el Mundo Real. Eric Millegan, el actor que interpreta a Zack, es uno de los blogueros de "The court reporters", un blog de la página oficial de la NBA en el que Millegan comenta sus impresiones sobre su equpo favorito, los Portland Trail Blazers.

P.D. Mind the frakkin' spoilers version: Primero, he de anotar la última alusión a "Galáctica" que he visto recientemente, el gran Frank de "30 Rock" soltando un sentido "What the frak!". Y luego, compañeros cylones, ¿os dísteis cuenta de cómo habla Starbuck de lo que vio y sintió cuando estuvo en la Tierra? ¿Que era como si ya hubiera estado allí antes? Y Baltar empieza ahora a ver a la versión de sí mismo que se le aparece a Caprica Seis. Amigo, búscate un buen loquero...
Publicar un comentario