07 mayo 2008

El círculo vicioso de los anuncios

Las televisiones españolas emiten demasiada publicidad. Como si no lo supiéramos. La diferencia es que ha sido la Unión Europea la última en criticar este hecho y en advertir a España que su legislación vulnera la normativa europea al respecto. ¿Qué han hecho las principales aludidas? Volver a su vieja cantinela de que TVE debe dejar de emitir anuncios.

La BBC, la televisión pública que todo el mundo utiliza como referencia cuando se habla de estas cosas, no emite publicidad, o emite muy poca (pero no os penséis que se libra de la polémica), porque su principal fuente de ingresos son los impuestos. No una parte de los Presupuestos Generales del Estado, sino un impuesto especial que grava los televisores; en otras palabras, lo que se conoce como un canon. Si mi memoria no falla, creo que en España intentó implantarse algo parecido al principio de la andadura de TVE, allá por los 60. No hace falta que os diga en qué quedó la iniciativa. Como muy bien se ha analizado este aspecto en multitud de sitios, el tema que subyace de fondo es qué modelo de televisión pública queremos, o si realmente queremos una televisión pública (un debate que suele acabar igual que los que intentan discernir si fue antes el huevo o la gallina).

Volvamos a la publicidad que emiten las cadenas españolas. Ahora se ha puesto de moda dividir la pantalla en dos, para ver a la vez anuncios y el programa en cuestión (lo que es una chapuza) y avisarte de lo que va a durar el intermedio (tengo comprobado que siempre dura un poco más de lo que dicen), pero siguen ubicándose los cortes publicitarios al tun tún. Las series yanquis están estructuradas en cuatro actos, sin contar el cold opening, la presentación antes de los créditos, y cada uno de esos actos suele estar separado por un fundido a negro puesto exactamente ahí para aprovechar el intermedio publicitario. Si las cadenas emiten anuncios cada 10 minutos, los guionistas ya se buscan la vida para que cada acto tenga esa duración, marcando el paso de uno a otro incluso con pequeños cliffhangers.

¿Qué hacen las cadenas españolas? Colocar los anuncios como si, para hacerlo, hubieran tirado un dado. Igual tienes un corte entre la presentación y los créditos (y no un corte breve, sino de 10 minutos, como han hecho a veces La Sexta con "Bones" y Telecinco con "CSI"), o te calzan un anuncio de 30 segundos justo en medio de un chiste (sí, Cuatro, te estoy mirando a ti con "House") o se aplican a esa arraigada, y molesta, tendencia de programar 15 minutos de publicidad cuando al episodio le quedan menos de cinco. Que se tiren de los pelos porque la UE les llama la atención me parece una pataleta.

P.D.: ¿Qué pinta "Gossip Girl" en todo esto? Mi sorpresa por el enorme, y creo que desmedido, tratamiento que le están dando los medios yanquis no hace si no aumentar. Cualquiera diría que ha tenido 15 millones de esoectadores de media todas las semanas. Va a ser que, por fin, The CW ha acertado en algo.
Publicar un comentario