24 mayo 2008

A las órdenes de Tennyson

Unas cuantas de las series de policías que nos han llegado desde el otro lado del Atlántico desde finales de los 90 están influenciadas por una serie de miniseries británicas, que se han emitido sin una periodicidad regular entre 1991 y 2006, protagonizadas por uno de los mejores personajes que ha dado la televisión en los últimos tiempos, y que se ha beneficiado de la "habitación" (porque esto es más que interpretar) que hace de él Helen Mirren: la superintendente de Scotland Yard Jane Tennyson.

"Principal sospechoso" empezó en 1991 como una miniserie en la que, a la vez que se contaba la investigación de un asesinato, se narraba el intento de una mujer por ser tomada en serio y respetada en un mundo de hombres. Tennyson tiene que superar no sólo la desconfianza y el sexismo de sus compañeros, sino también el de los testigos, la familia de la víctima y el sospechoso, que se empeñan en hacerla de menos y en solicitar continuamente la presencia de la persona al cargo de la investigación, ignorando todas las veces que ella asegura ser la máxima responsable.

Tennyson es dura, inteligente, muy responsable y exigente, y se entrega por completo a la resolución del caso, lo que la va metiendo en una lenta espiral de autodestrucción. En la primera temporada, sin embargo, todo eso sólo empieza a intuirse mientras ella pelea por resolver un asesinato más complicado de lo que parecía en un entorno de trabajo completamente hostil. A principios de los 90, esa muestra del machismo imperante no sólo en la policía, sino en toda la sociedad fue un verdadero impacto. Pero justo por eso destaca "Principal sospechoso"; por entrelazar la muestra más realista posible de cómo es el trabajo policial, con su recogida de pruebas, sus tediosos interrogatorios a los testigos y la dificultad de hacer confesar a acusados demasiado seguros de sí mismos, con un componente de crítica social que aparece simplemente por mostrar la condescendencia de sus iguales en la policía hacia Tennyson sólo por ser mujer, o por mostrar la maraña oculta de influencias que tienen los dos ricos del pueblo en una localidad pequeña.

La serie es seca, sin banda sonora, prácticamente tan austera como su protagonista, y está guiada siempre por el incorruptible sentido del deber de Tennyson, su convencimento de que, si es necesario exponer las miserias de toda una sociedad para atrapar a un asesino, así se hará. Para ella, la víctima es siempre lo primero.

P.D.: Entre las series que "Principal sospechoso" ha influenciado está, lógicamente, "The Closer". La propia Kyra Sedgwick reconoce haberse inspirado en Jane Tennyson para componer a Brenda Johnson, aunque ella tiene más componentes humorísticos. Asimismo, debe ser de las primeras series en exponer el trabajo policial de una manera muy poco glamourosa, prestando atención a la importancia de reunir y procesar adecuadamente las pruebas, de encontrar testigos, de que todo se haga legalmente. En ese cuidado por el detalle de las investigaciones, desde el procesamiento de la escena del crimen a las autopsias, hay quien apunta que puede encontrarse un antecedente menos espectacular de lo que luego sería "CSI". Y yo diría que, sin las novelas de P.D. James, Jane Tennyson tampoco sería lo que es.
Publicar un comentario