25 mayo 2008

Hay muchas copias

1.- Poca gente hace miniseries como los ingleses. Una de las pruebas es "State of play", un thriller político que la BBC emitió en 2003 y que reúne una variada muestra de talento actoral de las islas británicas, además de ser la principal culpable de que David Yates, su director, diera el salto a las películas de Harry Potter (suya es "El príncipe mestizo", que se estrena en noviembre, y también se encargará de la última, que se dividirá en dos partes). Por la miniserie pasan John Simm y Philip Glennister antes de co-protagonizar "Life on Mars", Polly Walker antes de dar lecciones de manipulación en "Roma", James McAvoy antes de hacerse famoso con "El último rey de Escocia", Bill Nighy en plan estupendo, irónico y muy cool, como siempre, David Morrissey antes de que alguien lo engañara para salir en "Instinto básico 2" y Kelly McDonald, que después de irrumpir como una exhalación en "Trainspotting", ha ido madurando en una secundaria siempre correcta, que consigue dar cierto vuelo a personajes con muy poco tiempo en pantalla, y con un acento escocés muy musical. Como me pasó con "Five days", tampoco he encontrado subtítulos (ni en inglés), así que ha tocado de nuevo inmersión lingüística. Acabo de empezar con ella, y promete. Además, en 2009 los yanquis estrenarán su propia versión cinematográfica, con Russell Crowe, Ben Affleck y Robin Wright-Penn al frente del reparto.

2.- Y ya que hemos mencionado antes a Polly Walker, empieza a picarme la curiosidad por "Caprica", el spin off precuela de "Galáctica" que empezará a rodarse en breve y de la que se rumorea que Sci Fi podría encargar directamente entre 10 y 12 episodios antes de que se emita siquiera el piloto. Walker es una de las actrices que estarán en él, junto a Paula Malcolmson (una de las prostitutas que tiene que sufrir a Al Swearengen en "Deadwood"), Eric Stoltz (el pelirrojo más pelirrojo de Hollywood ahora mismo) y Esai Morales. Relacionado con los cylones y los robots, en "Galactica Sitrep" recogen un curioso easter egg para la última versión de Firefox. Si tecleais "about:robots" en la barra de direcciones, os aparece la siguiente pantalla.


3.- Nunca veo entero Eurovisión, pero siempre caen algunas actuaciones en medio de zapeos por todos los canales. Y el nivel hortera-épico-con lentejuelas al que estamos llegando es... No tengo palabras. Los piratas de Letonia parecían sacados directamente del capítulo de "Cómo conocí a vuestra madre" en el que Marshall se disfraza del capitán Jack Sparrow y los angelitos cantando en falseto de Azerbayán eran incluso demasiado kitsch. La cantante de Ucrania y su "estoy buena, y lo sé" parecía, en medio de todo esto, hasta recatada. Frak, incluso la canción parece buena y todo, firme candidata a éxito ibicenco del verano (Rosa, la bloguera del ABC, la describe diciendo que "Showgirls es Historia de una monja al lado de lo suyo"). Qué queréis que os diga, de todos los personajes que se han presentado a Eurovisión en los últimos años, mis favoritos siguen siendo Sestre, las tres drag queens vestidas de azafatas de avión que representaron a Eslovenia en 2002. Igual que pocos representantes españoles han podido igualar el estilismo de Salomé en 1969, con ese traje azul de flecos (y cuidado, que ese "Vivo cantando" se pega con una rapidez pasmosa). Y hablando de representates españoles, aquí tenéis un top ten hecho por un fan en el que figura como primera Anabel Conde, que quedó segunda en 1995. ¿Qué ha sido de esta chica? De todos modos, para resumen inigualable, el de Martes y Trece en 1991; y la mejor versión de "El chiki chiki", la de Siniestro Total. ¿Y si los hubiéramos mandado a ellos a Eurovisión?

Música de la semana: Sólo una nota curiosa; al final del capítulo de esta semana de "House", "No more Mr. Nice Guy", suenan Diana Ross & The Supremes con "You keep me hanging on". Así tenemos un poco de clase después del frikismo y la geopolítica eurovisiva made in Uribarri. Eso sí, nuestra selección musical va a provenir de la época dorada del festival, entre los 60 y los 70, y es una de las canciones más famosas que lo ganaron, "Waterloo", de ABBA. El grupo sueco se alzó con la victoria en 1974 y, a partir de ahí, les llegó el éxito planetario. La puesta en escena tampoco tiene precio.
Publicar un comentario