21 mayo 2008

De madres, coches y miradas de amor

ALERTA SPOILER: La tercera temporada de "Cómo conocí a vuestra madre" ha terminado. Si ya la habéis visto, comentemos un poco cómo ha sido y si hemos conocido a la Madre, ¿os parece?

Los finales de temporada que habíamos visto hasta ahora de "Cómo conocí a vuestra madre" se las arreglaban bastante bien para unir los chistes con los momentos más dramáticos, siempre relacionados con rupturas o inicios de relaciones sentimentales. Era difícil superar los "decirle a la gente qué" de Barney al final de la segunda temporada, o la devastación de Marshall, bajo la lluvia, al romper con Lily en la primera, pero este término de la tercera ha sido algo extraño, como el resto de la temporada.

El cliffhanger ha sido un poco "Friends", con Ted pidiéndole a Stella que se case con él, sin que sepamos su respuesta, y como apuntan algunos críticos, queda ensombrecido por sólo una mirada que ocurre inmediatamente antes, la que le dedica Barney a Robin cuando Marshall le pregunta si, antes de que lo atropellara el autobús, vio pasar ante sus ojos las cosas que más quiere. El Robingate colea y, como era de esperar, es Barney el que ha caído en la trampa. Las referencias canadienses de Robin, como siempre, han sido de lo mejor (Bruce Springsteen es el Brian Adams estadounidense, ay madre...), y los supuestos milagros de Marshall han tenido su punto. Se ha notado, sin embargo, la misma precipitación de la que han adolecido otras series, como "30 Rock", en sus regresos tras la huelga. Había pocos capítulos para incluir todo lo que sus creadores tenían planeado, así que era difícil que saliera perfecto (la trama de Stella es la que se ha visto menos pulida).

A pesar de todo, y de los altibajos de la temporada,"Cómo conocí a vuestra madre" nos ha dejado grandes momentos y promete una trama de lo más interesante con ese reconocimiento final de Barney de sus sentimientos hacia Robin. Se veía venir, y habrá que esperar a ver el camino que toma esto en la cuarta temporada. Me temo que volveremos a ver a Britney Spears, espero que no en demasía, y espero también que la relación de Ted y Stella tenga algo más de sustancia, porque casi todo lo que ha pasado ha sido fuera de cámara. Es cierto que, con Sarah Chalke finalizando "Scrubs", más no se podía pedir, y también es cierto que, tal vez, tenemos para esta serie unos estándares más altos que para el resto de comedias estadounidenses, a la altura de los que se establecen también para "30 Rock" y "The Office". Pero es que muy fácil acostumbrarse a lo bueno.

P.D.: En "Have you met Ted" tienen una teoría muy curiosa sobre el Robingate. En sus reseñas de los capítulos, llevaban varios apuntando que, con cada episodio, Cobie Smulders se veía más radiante y que es como si los espectadores empezáramos a verla con los ojos de Barney, que iba enamorándose de ella poco a poco. Como dicen en el blog, "es la chica en el grupo que siempre fue uno de los chicos hasta que te das cuenta de que estás comparando a todas las demás mujeres con ella". Lo que sea mientras Robin pueda seguir con sus salidas dignas de Verónica Mars.

Ah, las fotos son de unas camisetas totalmente geniales ¿Quién quiere ser Comisionado de la Apuesta de Bofetones?
Publicar un comentario