11 mayo 2008

El hilo del destino

ALERTA SPOILERS: Como casi es tradición los domingos (algunos, al menos), llega el momento de comentar algunas cosillas al respecto de las cuartas temporadas de "Galáctica" y "Perdidos" que, queridos compañeros, se parecen mucho más de lo podríamos creer a simple vista.

Una cosa curiosa, el destino. Para la mitología griega, todos los hombres, al nacer, tenían uno asignado por tres divinidades conocidas como Moiras: Cloto y su rueca, con la que hila el sino de los hombres; Laquesis, que enrolla el hilo de sus vidas en un carrete y las dirige hacia su destino final, que no es otro que llegar a manos de la última diosa, Átropos, la Parca... La Muerte (no en vano, los romanos las denominaban Nona, Décima y Morta). Una vez que los hombres mueren, han de partir hacia el Inframundo, hacia el reino de los muertos donde gobierna Hades, y para ello deben cruzar un río, el Estigia, a bordo de una barca (¿eres Caronte, querido Gaius Baltar? ¿O has estado leyendo a John Milton?)

El destino es uno de los asuntos sobre el que los filósofos más han discutido. ¿Nuestra vida está escrita antes de empezar? ¿O disponemos de libre albedrío, tenemos capacidad de elección? Starbuck ya ha escuchado la misma profecía que el Primer Híbrido le cuenta a Kendra Shaw en "Razor": es el heraldo de la muerte, la persona que los llevará todos al final. ¿Pero puede elegir? ¿O como le dice Roslin a su compañera de quimioterapia, es sólo una metáfora, como las historias de los Dioses de Kobol? Lo mejor de esa profecía es que tanto Kara como el resto de cylones rebeldes se han dado cuenta de que los Cinco Últimos conocen el camino a la Tierra, y que D'Anna es la única que puede identificarlos (y me extraña que Athena no se haya percatado de que el líder moribundo que sale de la ópera es Roslin). La situación de Anders, Tigh, Tory y Tyrol acaba de ponerse todavía más interesante. Me juego algo a que el cliffhanger del décimo episodio implica precisamente la revelación de sus verdaderas identidades.

¿Y el destino de Locke? ¿Es que Richard Alpert es como esos monjes tibetanos que, cuando un Lama muere, van por todo el mundo buscando el niño en el que se ha reencarnado su alma? Por cierto, qué gran guiño de "Perdidos" a las revistas pulp con ese número de "Mystery tales", una revista que realmente existió. Apuntan por ahí que en la Iniciativa Dharma hay mucho rollo de comuna hippie-lisérgica-budista del "verano del amor". Es posible (y puede ser muy divertido). Y el equipo Christian-Claire... ¿Puede ser que Aaron sea enviado lejos de la isla (con Kate, por ejemplo) porque está destinado a ser el próximo Locke? Pero ella está muerta, ya lo creo, a no ser que sea otro híbrido... Un momento, que eso es de otra serie. Los viajes en el tiempo es lo que tienen.

P.D.: En una nota friki aparte, he visto la versión extendida, de 70 minutos, de "Unfinished business", el episodio de la tercera temporada de "Galáctica" que contaba lo que había pasado en ese año perdido en Nueva Caprica centrándose, sobre todo, en Kara y Lee y en Adama y Roslin, y que a mí, al contrario que a otros fans, me pareció uno de los mejores de esa entrega. Este bonus no aporta mucho más que algo de más de explicación a los comportamientos de Starbuck y Apollo, principalmente de ella (ay, Tigh), y sí nos deja ver algo más de Dualla. Sabemos, por ejemplo, que ella era perfectamente consciente de dónde se estaba metiendo cuando se casó con Lee, y así se comprende mucho mejor su diálogo con Anders cuando Lee y Kara están boxeando ("¿Intentan matarse? - Es una forma de verlo".) Lástima que los siguientes episodios estropearan el asunto con el culebrón del cuadrilátero amoroso, porque éste es lo mejor que "Galáctica" ha hecho por ahora en cuanto al tratamiento de las emociones de los personajes (romántico, trágico y para nada épico), y con una banda sonora estupenda.

Música de la semana: "Perdidos" sigue desempolvando clásicos americanos para sus flashbacks. Ya no es Patsy Cline, sino el mismísimo Buddy Holly el elegido. ¿Queréis saber cómo murió este cantante, en 1959? En un accidente de avión (junto a Ritchie Valens, el de "La bamba", tragedia a la que se refiere Don McLean en "American pie" al decir eso de "algo me tocó profundamente el día que murió la música"). La canción que escucha la madre de Locke antes de ser atropellada es "Everyday", que también suena en la banda sonora de "Big fish". Sin embargo, vamos a quedarnos con una canción de Weezer que lleva el nombre de ese cantante, "Buddy Holly", que fue la que, de paso, los hizo conocidos.
Publicar un comentario