06 mayo 2008

Sin la Cazadora

El contenedor vespertino de series de La 2 me sorprendió ayer con un capítulo de la primera temporada de "Buffy, la cazavampiros", serie que han empezado a emitir, diariamente, desde el primer episodio. Hace más de una década del estreno de ese capítulo piloto en The WB, y los peinados, la ropa y lo jovenzuelos que se ven los actores delatan que es 1997. Por lo demás, la creación de Joss Whedon se mantiene con toda su frescura, y eso que, desde entonces, hemos sufrido muchas otras series que bebían de su fuente, como "Embrujadas" o la reciente "Reaper" (que sigue mejorando. ¿Sobrevivirá una temporada más?). De las series recientes (terminó hace cinco años), debe ser una de las que arroja una sombra más alargada sobre las producciones actuales, junto con "Expediente X".

No vamos a entrar en disquisiciones sobre la influencia de Whedon en la manera en la que los creadores televisivos actuales desarrollan trama y personajes (ya hablamos anteriormente de esa "inflación del Buffyverso"), sino que vamos a quedarnos en otro aspecto un poco más frívolo y, si me apuráis, incluso un poco salsarrosero: en qué andan ahora los actores que se dieron a conocer gracias a las aventuras de Buffy en la Boca del Infierno.

Sarah Michelle Gellar se convirtió en algo así como la nueva "reina del grito" al acabar la serie, con todos esos remakes de películas de terror japonesas. En el cine sigue, incluyendo una vuelta de tuerca a "Alicia en el País de las Maravillas" ("Alice") y la cinta de la foto, "Possession", otra de intriga en la que comparte protagonismo con Lee Pace ("Pushing daisies").

Por supuesto, Alyson Hannigan es bien conocida por todos como Lily Aldrin en "Cómo conocí a vuestra madre", y en esa sitcom ha barrido definitivamente a Willow (aunque sigamos recordándola) y, más importante, a la adolescente de la saga de "American pie".

Anthony Stewart Head espera en su Inglaterra natal a que Joss Whedon ponga en marcha por fin "Ripper", el spinoff de "Buffy" centrado en Giles, y mientras se dedica a rodar una serie sobre el mago Merlín, a hacer una pequeña aparición en el "Sweeney Todd" de Tim Burton y a lucir ese peinado a lo Hannibal Lecter como el malvado, y extraterrestre, director de una escuela en la segunda temporada de "Doctor Who". Pero como ya sabemos lo fan de Whedon que es Russell T. Davies, no es raro que Head no sea el único actor que ha saltado de Sunnydale a Cardiff.

Ahí está James Marsters poniéndole un poco de diversión al primer capítulo de la segunda temporada de "Torchwood". Vuelve a aparecer al final, en una situación un poco más trágica, y sólo espero que el rodaje de "Bola de Dragón" (donde es Piccolo) no le impida regresar en la tercera entrega.

Y no nos olvidamos de la única que, por ahora, va a reencontrarse con Whedon, Eliza Dushku, que después de ser Faith dará vida a uno de esos "muñecos" peculiares de "Dollhouse", la nueva serie del guionista.
Publicar un comentario