03 diciembre 2008

Teleadicciones de 2008 (I)

La vorágine de las listas de final de año se ha instalado definitivamente en el blogomundo. Como yo reconozco que me lo paso en grande con ellas, me he puesto a recopilar esa lista de momentos telefrikis correspondiente hasta que me he dado cuenta de que podía acabar siendo una entrada de proporciones épicas (como las crónicas de Lady Madonna). Así que, por vuestra salud mental (y la mía), voy a dividirla en tres (o cuatro, que tengo un serio problema con la síntesis). Ahí va la primera entrega, sin un orden particular.

- Los cadáveres "exquisitos" de "Bones": Fue mi salvación en verano, cuando mi ordenador falleció, y lo que me reí con ella fue suficiente para engancharme por completo. Y todo a pesar de los cadáveres más asquerosos que he visto en mucho tiempo en la tele (a las pruebas me remito), pero en mi casa tenemos una pequeña competición por ver si se superarán en el siguiente capítulo. Dicho esto, el "momento bibliotecaria" fue realmente divertido.

- Las camisas de Emerson Cod: Lo que más echaré de menos cuando "Pushing daisies" termine serán las borderías de Emerson Cod. Es complicado decir esas frases con juegos de palabras y trabaluengas a la velocidad con que lo hace Chi McBride, y con la entonación correcta para ser el golpe de gracia en el diálogo de turno.

- Scherbatsky Superstar: Entre el final de la tercera temporada y lo que llevamos de cuarta de "Cómo conocí a vuestra madre", Robin se ha convertido definitivamente en uno de los mejores personajes de la serie. Robingate aparte, cada vez que recuerda su pasado supercanadiense o hace algo completamente alocado (el momento "Reservoir dogs" con los atracadores en "The naked man" fue sensacional) se sale, literalmente. Y sin necesidad de Robin Sparkles.

- El touchdown de Smash: Voy un poco retrasada con la tercera de "Friday Night Lights", pero la despedida de Smash fue de lo mejor que se ha visto este año. No hubo alharacas ni grandes momentos culebroneros, sólo un último partido entre Riggins, Saracen y Smash, un momento pequeño, pero muy emocionante. "Where you at, baby, where you at".

- El plano secuencia de "Galáctica": Un último y devastador plano que podría haber sido el final de la serie, pero que sólo marcó el principio del largo hiato que termina el 16 de enero, cuando "Galáctica" estrene sus últimos 10 episodios. Sólo esos minutos, con todos los personajes en una playa extraña, son suficientes.

- A la deriva: La segunda temporada de "Torchwood" tuvo un nivel más alto, y consistente, que la segunda. Fue más divertida y consiguió capítulos realmente interesantes, pero todos se vieron eclipsados por "Adrift", un episodio centrado casi exclusivamente en Gwen, Jack y unas misteriosas desapariciones por culpa de la Brecha.

Este año, he "sufrido" una campaña por intentar que viera "The Big Bang theory". No lo he hecho muy en serio, cierto, pero tampoco me ha convencido demasiado. Para todos los que formaron ese lobby, este "Big Bang" de Amaral.
Publicar un comentario