07 diciembre 2008

Los Bishop

ALERTA SPOILERS: "Fringe" se va de vacaciones hasta el 20 de enero, así que es buen momento para ver lo que dado de sí la temporada por ahora.

No debe ser coincidencia que Alex Kurtzman y Robert Orci, además de ser los guionistas de "Transformers" y de la próxima película de "Star Trek", se encargaran de las dos primeras temporadas de "Alias", porque por ahí parece empezar a moverse "Fringe" conforme transcurren los capítulos. No, no se han olvidado del legado de "Expediente X" (Olivia acaba de ser Scullyeada, o lo que es lo mismo, secuestrada por los malos, como le ocurrió a Scully al principio de la 2ª temporada), sino que van consiguiendo una mezcla entre ambas series que, por fin, está funcionando.

Walter Bishop sigue siendo el más interesante, y divertido, de todos los personajes, pero sus interacciones con Peter han mejorado mucho. Su hijo ya no se dedica a quejarse solamente, sino que busca formas de ayudar e intentar que su padre pueda ser útil y salir del laberinto en el que anda metido casi siempre. Lo de la secuencia de Fibonacci es un poco demasiado típico, pero como a cambio nos ha recuperado el teletransporte en el mejor sentido trekkie, no vamos a protestar. Además, que Olivia mezcle sus recuerdos con los de John Scott también la ha humanizado un poco y la ha hecho menos estirada que al principio. El resultado es una serie entretenida que puede resultar en algo bastante interesante a final de temporada.

En el apartado de los malos, parece haber dos bandos, el de Massive Dynamics y el del tipo inglés que sacan de la cárcel en Alemania. Hay alguna relación entre Broyles y Nina Sharp que es de suponer que nos contarán en algún momento, y ella tiene mucho interés en Olivia. ¿Será su gran memoria para los números?

Música de la semana: El soul estadounidense de los 60 y los 70 vuelve a estar de moda gracas al 50º anversario de la Motown y a "Cadillac Records", una película que cuenta la historia de Chess Records, la discográfica que editó a Muddy Waters (más rockero) y Etta James (a la que interpreta Beyoncé, por cierto). Por esas asociaciones raras que se dan de vez en cuando, me he acordado de una de esas películas que son placeres culpables genuinos, "Sister Act". Tenía una banda sonora estupenda, con unas versiones de clásicos Motown adaptados al coro de la iglesia geniales. Por ejemplo, este "My god" que sólo cambia una palabra del "My guy" de Mary Wells.
Publicar un comentario