09 diciembre 2008

Teleadicciones de 2008 (y II)

"Time" acaba de publicar sus listas de las mejores series y los mejores episodios de 2008 (los primeros en esas listas son, respectivamente, "The Shield" y "The Constant", de la cuarta temporada de "Perdidos"), y en "Entertainment Weekly" están publicando la colección de listas más peculiar de los últimos tiempos. Así que sigamos con lo nuestro, que vamos a terminarla antes de lo previsto.

- Una chica negra con nombre de plantación: Así se presenta Tara a un cliente de Merlotte's en el piloto de "True Blood". Ella y sus borderías animaron sumamente la serie al principio, y luego fue convirtiéndose en uno de los personajes más interesantes. Tara, por cierto, es el nombre de la plantación de la familia de Escarlata O'Hara en "Lo que el viento se llevó".

- Crews y Reese: La pareja que forman estos dos detectives de la policía de Los Ángeles se ha adueñado de "Life" con total autoridad. Sí, Charlie aún sigue investigando quién le tendió la trampa para meterlo en la cárcel, pero son ellos dos los más divertidos y la razón fundamental para seguir viendo la serie. Los gags visuales que están consiguiendo tampoco hay que despreciarlos.

- "El rey sigue siendo el rey": La inmersión en el Baltimore de "The Wire" es más que sentarse a ver una serie de televisión. Más que McNulty, Greggs u Omar, mi preferido de todos es Freamon. Eso se llama tener sentido común y mucha paciencia.

- Pensadores en cuatro dimensiones: "Perdidos" se quitó la careta en la cuarta temporada y se marcó una de las mejores historias de viajeros temporales, además de entregar una tanda de capítulos realmente consistente. "Doctor Who", por su parte, ha sido una de las series que he visto completa este año (las cuatro temporadas), y la diversión que proporciona esa cabina de teléfonos azul siempre es bienvenida. ¿Quién más puede soltar un expelliarmus delante de William Shakespeare?

- Lemon out!: Cada vez que maquinan algo juntos, Jack y Liz son la bomba. El 30 de Rockefeller Plaza no es nada sin ellos. ¿Se atreverán a fichar a Sarah Palin?

- Whedon y su heredero: "Dr. Horrible's Sing Along Blog" fue una de las cosas más simpáticas que nos dejó el verano, cimentando aún más el estatus cool de Neil Patrick Harris. Y siguiendo los pasos de Whedon va "Reaper". La trama demoníaca subió el nivel de su primera temporada hasta el punto de que la segunda, que empieza en marzo, apunta a ser realmente entretenida.

- Las maquinaciones de la jefa Johnson: Brenda es mucha Brenda. Y nada mejor que una cuarta temporada de "The Closer" centrada en el poder para darnos otra muestra más de todo lo que ella es capaz. La imagen de los artificieros sacándola, cual saco de patatas, de un apartamento por dos veces no tuvo precio.

Menciones especiales:
Las discusiones de Mary y Marshall en "In plain sight" ("Al descubierto" se llama en España), Sam (Bruce Campbell) en "Último aviso" (o "Burn notice"), los momentos Huddy de la quinta temporada de "House", las interacciones de Patrick Jane con sus compañeros en "The Mentalist" (sobre todo con Rigsby y Van Pelt), Walter Bishop en "Fringe", el secreto de Anjelica Huston en "Medium" y, de mis inmersiones en el baúl de los recuerdos televisivos, Bill Nighy en "State of play" y Sam Weir y sus amigos (muy especialmente, Bill) en "Freaks & Geeks".
Publicar un comentario