18 marzo 2009

Breves encuentros

1.- La segunda temporada de "Último aviso" (no sé si llamarla así o seguir con "Burn notice") ha resultado una de las cosas más entretenidas y con las que mejor me lo he pasado de la temporada. Han seguido explotando su lado "MacGyver" y "El equipo A" y mezclándolo con ese peculiar humor que es marca de la casa de Bruce Campbell, y han añadido dos malos a la altura de los recursos de Michael, e interpretados, curiosamente, por dos actores lanzados por series de ciencia ficción. El agente Víctor, loco y pasado de vueltas, corre a cargo de Michael Shanks (casi irreconocible sin el uniforme y las gafas que llevaba en "Stargate SG-1"), y la misteriosa y amenazadora Carla se beneficia de las artes para el engaño de Tricia Helfer (la Seis de "Galáctica"). Sin embargo, aunque se haya mejorado mucho en la estructura del caso de la semana-arco continuado sobre la investigación de quién despidió a Michael, lo que ha elevado esta temporada ha sido el dúo Sam-Fiona, dispuesto a lo que sea por ayudar a Michael y, a la vez, compitiendo por ver quién le resulta más útil, y tremendamente divertidos cuando actúan juntos. A simple vista no deberían, pero Gabrielle Anwar y Bruce Campbell funcionan juntos a la perfección.

2.- El canal Sci Fi ha anunciado que, en verano, va a darse un lavado de cara y a lanzar una estrategia de marketing que lo acerque a un público más amplio, intentando saltar la barrera de la ciencia ficción. Para empezar, a partir del mes de julio se llamará Syfy y continuará promocionando que, en su parrilla, hay hueco para una mayor variedad de programas fantásticos, de aventuras, thrillers o de terror. Supongo que las películas originales de los sábados (¡¡horror!!) se han obviado piadosamente en toda esta estrategia. De momento, el canal estrenará, como novedades, "Warehouse 13", "Stargate Universe", "Alice" (miniserie que reimagina "Alicia en el País de las Maravillas" en la línea de "Tin Man") y, por supuesto, "Caprica", que no se verá hasta principios del año que viene. "The plan", lo último de "Galáctica" que veremos nunca, se estrenará probablemente en noviembre. Por cierto, los Emmy han eliminado los comités de expertos en el proceso de seleccionar a los nominados, así que las escasas opciones de "Galáctica" de entrar en las categorías importantes aún han disminuido más.

3.- Por cierto, que se puede decir que la campaña por arañar esas nominaciones a los Emmy ya ha empezado, con Showtime enviando los primeros DVDs a los académicos. Además, el año pasado les facilitó la posibilidad de ver algunas de sus series en Internet, y hay quien piensa que eso fue fundamental para colar a "Dexter" entre las nominadas a mejor drama. De todos modos, uno de los temas de discusión preferidos entre los emmyrólogos (palabro que acabo de inventarme) es si "Urgencias" volverá a estar presente en estos premios, después de haber sido una de las ganadoras principales en sus primeras temporadas. De hecho, tiene unas impresionantes 122 nominaciones, incluidas siete candidaturas consecutivas a mejor drama, premio que ganó en la 2ª temporada. De sus actores, sólo Julianna Margulies ganó un Emmy, en la primera temporada a la mejor secundaria, y hay quien rumorea que tal vez Angela Bassett logre una nominación por su trabajo en los últimos episodios.

4.- Es sorprendente pero, en las dos últimas semanas, parece que en los medios yanquis que hablan sobre televisión sólo ha habido dos temas: el final de "Galáctica" y la posibilidad, o no, de que Brennan y Booth se líen finalmente en "Bones", y si ese hecho acabaría con la serie, o no. En el blog "Obsessed with Bones" (cuyo nombre no engaña a nadie) se recoge una peculiar comparación entre la inevitable "Luz de luna" (que efectivamente perdió su encanto en cuanto David y Maddie se dejaron de cháchara y pasaron a la acción) y los personajes de Nick y Norah Charles, el matrimonio de detectives creado por Dashiell Hammett que protagoniza "La cena de los acusados" y otras tres películas más. En ese blog apuestan más por una línea similar a la que siguen William Powell y Myrna Loy en esas cuatro cintas, salvando las distancias, claro. Los dos se dedican a lanzar todo tipo de diálogos ingeniosos, borderías y sarcasmos varios sin dejar de investigar el caso en cuestión y sin evitar mostrar que para algo están casados (no penséis nada sucio, que la primera película, muy recomendable, es de 1934). Son muy divertidos, y tienen mucha clase. Y como curiosidad, un tierno Dean Stockwell de 11 años interpretó al hijo de Nick y Norah en la última de sus películas, "Song of the thin man".
Publicar un comentario