07 marzo 2009

Casi famosos (XVII)

Ya hemos llegado al número de la última misión Apolo a la Luna, pero no penséis que la casifamosez se acaba, porque todos los días surge una nueva estrella con trabajos peculiares a su espalda, trabajos por los que no se hizo conocida, pero que contribuyeron a situarla donde ahora está.

Antes de convertirse en la hermanastra de Dexter Morgan (y de casarse con Michael C. Hall), Jennifer Carpenter estudió en la famosa escuela neoyorquina Juilliard y protagonizó "El exorcismo de Emily Rose", una cinta que contaba con dos pesos pesados al frente del reparto, como Laura Linney y Tom Wilkinson, y que tuvo, en general, unas críticas bastante decentes. A Carpenter debe irle el terror, porque también está al frente de "Quarantine", el remake yanqui de "Rec".

No es ningún secreto que yo quería que el doctor Cottle, que tiene las mejores salidas de toda "Galáctica", fuera el quinto cylon. A cambio, no hace mucho me encontré de nuevo a Donnelly Rhodes en "Expediente X". Si en la primera temporada era un ranchero atacado por un hombre lobo, en la cuarta da vida a un general del ejército estadounidense que recluta al Fumador para el asesinato de Kennedy, y que fuma Morley, por cierto. Rhodes estuvo a punto de ser el coronel Tigh en "Galáctica". Menos mal que lo recuperaron para su médico pragmático, fumador empedernido y sarcástico.

Tyler Labine había interpretado a unos cuantos colgaos como Sock antes de "Reaper", pero quizás ninguno tan peculiar como el que interpretó en dos capítulos de la tercera temporada de "Expediente X". En "La guerra de los coprófagos" se dedica a fumar estiércol (en serio) mientras uno de sus colegas alucina y cree que tiene cucarachas bajo la piel, y en "Quagmire" intenta ligar con una chica chupando un sapo y contándole las "propiedades alucinógenas" de su piel, al mismo tiempo que a otro de sus colegas se lo come Big Blue. Mejor no salir con él de borrachera, ¿eh?

La adaptación de "Orgullo y prejuicio" que Joe Wright dirigió en 2005 le valió a Keira Knightley una nominación al Oscar (la primera de su carrera, creo), y nos presentó as unas hermanas Bennett con unas cuantas actrices que luego hemos visto aparecer en otras cosas. Empezando por la izquierda tenemos a Jena Malone, que en realidad ya se había hecho conocida unos cuantas años antes con "Donnie Darko"; Carey Mulligan, la acompañante que todos los fans quieren para "Doctor Who"; la propia Knightley, Rosamund Pike, que venía de ser chica Bond en "Muere otro día", y Talulah Riley, que aún no se ha hecho muy conocida, pero a la que los fans de "Doctor Who" igual recordáis como la pobre señorita Evangelista de "Silence in the Library" y "Forest of the dead", el doble capítulo de Steven Moffat en la cuarta temporada.

En el piloto de "Sobrenatural" no sólo sale Jeffrey Dean Morgan como el padre de Sam y Dean, sino que hay otras dos chicas que ahora reconocemos rápidamente, pero no tanto en 2005. Arriba está Adrienne Palicki (de Toledo, pero el de Ohio), más tarde Tyra Collette en "Friday Night Lights", y la de abajo es Sarah Shahi (o Aahoo Jahansouz, según su partida de nacimiento y según IMDB, claro), a punto de dar el salto a "L", que empezaría a hacerla conocida, y bastante antes de "Life". Ella fue el primer fantasma de "Sobrenatural". Ah, y para los que seais fans de "L", su Carmen de la Pica volverá para el último episodio de la serie.
Publicar un comentario