25 enero 2010

El guardaespaldas

El frenesí por adaptar cómics a la pantalla se ha trasladado del cine a la televisión, un medio que, probablemente, case mejor con algunas de esas adaptaciones por su naturaleza serial. De las clásicas series sobre Batman y Spider-Man (y los diferentes acercamientos al mundo de Superman) se ha ido pasando a otros títulos menos conocidos por el gran público pero con cierto nombre entre los conocedores, y ahí entra "Human target" (en España, el cómic de DC se ha editado como "Blanco humano"). La serie tiene como protagonista a Christopher Chance, un guardaespaldas muy especial que se infiltra en el entorno de la persona a la que debe proteger hasta identificar la amenaza contra ella y eliminarla. Creo que, en el cómic, Chance suplanta directamente la identidad de su víctima, pero en la serie han optado por no tener que utilizar a 13 actores diferentes para interpretarlo, y han preferido centrarse sólo en uno y en un trabajo de guardaespaldas un poco más tradicional.

Decir que estamos ante una serie de acción es obvio. En los dos primeros episodios hemos tenido explosiones, peleas en aviones y trenes de más que alta velocidad, persecuciones y a nuestro hombre desplegando su entrenamiento de ex marine (creo que era marine o, si no, de algún otro cuerpo militar de operaciones especiales). El papel le va que ni pintado a Mark Valley (curiosidad salsarrosera, es el marido en la vida real de Anna Torv), que da el tipo físico de guardaespaldas de recursos, dispuesto a todo para salvar a su cliente, a la perfección. Está por ver si luego demuestra la misma capacidad para el disfraz de Jeffrey Donovan en "Burn notice", serie con la que "Human target" guarda bastantes similitudes, con Chi McBride haciendo un poco el papel de Bruce Campbell. El título de USA necesitó toda la primera temporada para encontrar su tono y las historias que quería contar en medio de la acción ochentera (y otorgarle de paso a Michael Westen un interesante lado oscuro), y nada impide que el estreno de Fox no siga una evolución semejante.

Por ahora, si uno está dispuesto a no ser demasiado exigente, puede pasar un rato entretenido. Los dos ayudantes de Chance, interpretados por McBride y Jackie Earle Haley, apuntan a convertirse en una pareja divertida, y dependerá de los casos que se saquen de la manga que "Human target" destaque por algo más que sus estupendos créditos (con una banda sonora muy cinematográfica de Bear McCreary). Alguno llegará a menor escala que los que hemos visto, y ahí podremos comprobar hacia dónde marcha esto y si tiene mejor suerte que la otra serie de los 90 que adaptó el cómic.

P.D.: McCreary no es el único ex de "Galáctica" que pulula por la serie, porque en el piloto vimos a Tricia Helfer y Donnelly Rhodes y, después, a Alessandro Juliani. Por otro lado, en "Fringe" tuve esta semana el mayor dejà vú hacia "Expediente X" que había experimentado nunca con ella al encontrarme, entre los trabajadores de la oficina que es puesta en cuarentena por la infección de un misterioso virus, a Megan Leitch (la Samantha Mulder que aparece en la segunda temporada) y a Brendan Beiser (el agente Pendrell de la tercera y la cuarta temporadas, con aquel adorable cuelgue por Scully).
Publicar un comentario en la entrada