26 enero 2010

Elemental, querido Clooney

Desde "Gracias por fumar", su primera película, Jason Reitman es uno de los directores más seguidos en esa burbuja extraña de gente que es a la vez indie y mainstream (no soy capaz de explicarlo mejor). Hijo de uno de los directores más exitosos de los 80 (y que está preparando ya la nueva entrega de la saga de "Los cazafantasmas"), trabaja con historias con aire independiente que, en realidad, son más convencionales de lo que parece. Y esto sin dejar de ser buenas películas, bien interpretadas y dirigidas y con algunos grandes hallazgos en ellas. El gran trampolín que fue "Juno" le ha permitido que su nuevo trabajo, "Up in the air", fuera una de las películas más esperadas, y una de las que más reconocimientos y buenas críticas se está llevando.

No se puede negar que el trío actoral que sostiene la película está muy bien (George Clooney, Vera Farmiga y la revelación de la cinta, Anna Kendrick), y me pareció muy original que se centrara en una empresa que es contratada por otras para que despida a sus empleados. Algunas de esas notificaciones eran incómodas y resultaban muy interesantes, aunque la evolución del personaje de Clooney no viene por ellas sino por un recurso más de comedia romántica tradicional. Sin embargo, ese giro final le otorga un elemento diferenciador, algo que, aunque en retrospectiva puedes sospechar, no suele ser habitual de las romcoms, como las llaman los anglos. Aunque tal vez es cierto que las opiniones a su alrededor pueden estar un poco sobredimensionadas, en "Up in the air" hay más cosas de las que se ven a simple vista.

Por suerte para nosotros (y para él), Robert Downey Jr. parece ya recuperado de sus desencuentros con las drogas y la justicia de la última década y, desde "Jóvenes prodigiosos" (y "Ally McBeal"), viene protagonizando una lenta pero segura resurrección que acabó llevándolo a la cima gracias a "Iron Man" ("Zodiac" le había devuelto definitivamente el respeto de los críticos), y que le ha permitido convertirse en uno de los Sherlock Holmes más divertidos de los últimos tiempos. La visión que Guy Ritchie tiene del detective de Conan Doyle va más por el lado de "Vidocq" y hasta "El secreto de la pirámide" (que tiene unos sensacionales efectos especiales), como bien he leído por ahí, que por el de las películas de Basil Rathbone, y lo cierto es que su Holmes no me parece tan lejano del de las historias cortas publicadas en "The Strand". El detective de Downey Jr. es excéntrico, ducho en artes marciales, drogadicto, demasiado iteligente y todo un mago del disfraz, que son partes de la personalidad de Holmes que pocas veces se trasladan a la pantalla.

"Sherlock Holmes" es muy entretenida, menos fantasma de lo que yo esperaba (aunque las sociedades secretas ya están muy vistas, amigos), y con un dúo Holmes-Watson realmente bien compenetrado (me hizo mucha gracia que Jude Law dijera en una entrevista que era la primera vez que Watson era más alto y más guapo que Sherlock). Sí podía haberse hecho otra cosa con las historias de Conan Doyle, pero para eso se necesitaba otro director que no fuera Ritchie. Y por cierto, la banda sonora de Hans Zimmer me pareció estupenda.

Publicar un comentario