01 enero 2010

Las tartas más interesantes

Por culpa (o gracias a ellas) de las ByTheGirls, he caído bajo un influjo misterioso. ¿Cómo puede enganchar tanto un programa sobre una pastelería de Baltimore que hace algunas de las tartas más originales y peculiares que yo haya visto nunca? Porque lo de "Ace of cakes" es digno de estudio. Lo suyo no son las Sacher, o las tartas de San Marcos, o esas tartas de cumpleaños de galletas, mantequilla y chocolate, y adornarlas con un par de muñequitos de gominola, no. La especialidad de Duff Goldman y sus chicos son tartas personalizadas con la forma que tú quieras, ya sea Wrigley Field (el estadio de los Chicago Cubs), o una vaca escocesa o algo más conceptual, de tres pisos, muchos colorines y siete kilos de peso, con cuya elaboración a veces parece que estemos viendo "Bricomanía" y vaya a salir por ahír Cristian Bierhoff con una hormigonera y sus célebres sierras de calar y tirafondos.

Cada programa, de poco más de 20 minutos, cuenta una semana en la vida de Charm City Cakes y sus empleados, centrándose en dos o tres de la treintena larga de tartas que tienen que hacer. Aparte de ver cómo las montan, y las dudas artísticas o logísticas que tienen sobre ellas, vemos también las bromas que se gastan entre ellos y el ambiente que preside un trabajo en el que es evidente que los empleados de Duff pasan muchas horas. Como digo, lo realmente increíble es que puedas engancharte a ver cómo se hace una tarta con forma de castillo de Walt Disney. Entre el ritmo rápido con el que está todo montado, el buen rollo que lo preside todo y, por supuesto, lo alucinantes que son algunos de los pasteles, es inevitable caer bajo en influjo de este chef judío con perilla de chivo que se pasa en pantalón corto todo el año.

En la BBC2 deben emitir el concurso de cultura general más divertido que se pueda ver ahora mismo en la televisión; "QI", siglas de "quite interesting", que la próxima primavera llegará a su octava temporada. Su éxito en el Reino Unido es bastante notable, hasta el punto de que se han editado varios libros sobre él y algunos críticos en Estados Unidos piden que alguien haga una versión allí. Su presentador es Stephen Fry (que lo mismo escribe un libro sobre un viaje a través de EE.UU., que deleita con su Gordon Wyatt en "Bones", que narra los capítulos en inglés de "Pocoyó"), y la mecánica es bastante sencilla. Él hace preguntas sobre el tema tratado en cada programa y sus invitados, todos personajes conocidos en Inglaterra, deben responder a cada pregunta de manera no sólo correcta sino, más importante, interesante.

Lo peculiar de "QI" es que, entre el humorista Alan Davies, que es el único invitado fijo, y los otros tres, es muy habitual que surjan las risas, las bromas, las curiosidades y, con un poco de suerte, hasta las historias vergonzosas del pasado de Fry (como ocurrió cuando una de las invitadas era Emma Thompson), o que los chistes se hagan a costa de Fry (éste del Partenón es tremendo). Es como si "Saber y ganar" estuviera aderezado con varios personajes conocidos con un ingenio rapidísimo y un sentido del humor a prueba de bombas. A veces, las carcajadas hacen difícil entender las preguntas y las respuestas.
Publicar un comentario