06 febrero 2010

La combinación ganadora del jueves

ALERTA SPOILERS: Tal vez a vosotros, como a mí, no os importa leer algún que otro spoiler de "Bones", en cuyo caso igual podéis leer lo que haya que comentar sobre los últimos episodios. Pero, si no habéis visto el último capítulo de "Fringe", os recomiendo que os detengáis en este mismo punto. Volved cuando hayas visto "Jacksonville" y sufrido un par de pequeños terremotos, no necesariamente en ese orden.

"Bones" lleva una racha de tres o cuatro semanas realmente impresionantes en cuanto a audiencia. Supera sin problemas los 11,5 millones de espectadores y, en las demográficas, llegó a ganar a "CSI" hace un par de jueves, un día en la que, siendo justos, casi toda la competencia emitía episodios repetidos (pero ésas también hay que ganarlas). Y todo sin que hayan dejado de hacer lo que hacen siempre; tomarse el caso con poca seriedad, soltar varios chistes aquí y allá, tener un cadáver asqueroso y, lógicamente, seguir haciéndonos sospechar que tendremos un avance significativo en la relación entre Brennan y Booth antes del final de temporada. Entre el abuelo de Seeley, los consejos de Gordon-Gordon y alguna que otra conversación entre ellos en el coche y en el diner, es blanco y en botella, prácticamente. O así me da en la nariz.

En la quinta temporada, la serie ha encontrado una rutina cómoda que sirve para pasar un buen rato. De vez en cuando, se permiten algún que otro "desvío", como encerrar a todos los "cerebritos" en el Jeffersonian para estudiar lo que podría ser el esqueleto de Kennedy, y nos muestran alguna cara nueva de algún personaje (de los internos rotantes, por ejemplo, hemos ido conociendo otro lado, como que Arastoo en realidad no tiene acento, o el continuo proceso de aprendizaje de Brennan para interactuar de una manera más normal con el resto de la gente, y para entender sus motivaciones. La tercera temporada fue, muy probablemente, la cima de la serie a casi todos los niveles, y ahora se dedican a jugar. Para algunos esto puede no ser suficiente. A mí me divierte mucho.

Lo de "Fringe" es otra cosa. Ya dijimos que, desde que han optado por abrazar por completo la herencia de "Expediente X", yo la disfruto mucho más, y dentro de esa herencia entra el esquema de hacer casos sueltos todas las semanas con alguno "mitológico" de vez en cuando que, precisamente por aparecer de vez en cuando, adquiere más relevancia, más cariz de "acontecimiento", si comprendéis lo que quiero decir. El que manda la serie de vacaciones hasta el 1 de abril (por culpa de los Juegos Olímpicos de Invierno y de una serie nueva, "Past life") entra en esa última categoría, y además permite dar un paso muy importante en dos direcciones: la asunción de Olivia de los experimentos que Walter y William Bell realizaron en ella cuando era pequeña, y la revelación definitiva de que Peter viene del universo alternativo (el capítulo de abril se llama, precisamente, "Peter"). Sí, también hemos tenido un amago de beso entre ambos que, francamente, sólo me interesa porque la versión casamentera a lo "Emma" de Walter es muy divertida.

Las primeras evidencias de lo que puede ocurrir si los dos universos colisionan han sido realmente inquietantes (pobre Pryzbylewski), y han obligado a Olivia a dar los primeros pasos para convertirse en el "guerrero" que Belly describía en el manifiesto ZFT. A todo esto, me ha encantado, aparte de que el malo se apellide Newton, que el pobre tipo que muere convertido en el extraterrestre de "Desafío total" se llame Pratchett. ¿Habrá algún Gaiman próximamente? Pero a lo que íbamos. La historia de la mezcla de mundos que se debe evitar es mucho más interesante por las acciones de Walter la única vez que cruzó de uno a otro, y veremos cómo se resiente su relación con Peter, y con Olivia, cuando su secreto salga finalmente a la luz. Va a ser interesante de ver.

6 comentarios:

satrian dijo...

No soy yo solo el que le ha sonado lo de Pratchett, pena que le hubieran puesto al personaje de Prezbo, Terry de nombre, más que nada para redondear.
Me ponen malo las abejas inoportunas, o los miedos repentinos que nos rompen los momentos mágicos, que probablemente no volvamos a ver en muchos episodios.
El último de Bones parecía sacado de Sobrenatural.
Como a tí me da en la nariz que B&B llevan camino de relación.

MacGuffin dijo...

Relación, no sé, pero algo va a pasar ahí. Yo los veo más Expediente X que Sobrenatural, aunque ésta última le debe buena parte de su humor a la primera.

Cujo77 dijo...

Soy yo el único que piensa que la guerra desde el otro "bando" la lleva el mismo Walter¿? Para reclamar lo que fue robado.

Si fueran mas a por faena esta serie seria tremenda, que recuerdos me trae Alias (cuando valía la pena), que en cada capitulo pasaba algo, a ver si JJ vuelve a esos orígenes.

Por cierto, John Noble actorazo, el momento de las gafas (que me da a mi que volveremos a verlas, y en relación con el primer punto que he dicho antes); y antes de llegar Olivia al final del episodio; buenísimos

MacGuffin dijo...

¿Y los pretzels, Cujo? ;)

Adri dijo...

Ultimamente Bones no me apasiona tanto como antes. Me gusta y me entretiene, sí, pero como tú dices ha entrado en una rutina cómoda y no se... para mí ha perdido un poco de chispa.. me falta más rollito entre los personajes. Pero bueno, aún así me siguen entreteniendo.

Fringe por otra parte está siendo tremenda y el juego con ambos universos me motiva muchísimo.

... Y porque tú no ves Supernátural pero es el trio ganador de los jueves ;)

Bandujo dijo...

yo estoy con Cujo77. En el capitulo anterior Walter insistio mucho en que haria cualquier cosa por su familia. ¿No haria lo mismo el otro Walter?