20 febrero 2010

La educación de Carey

En el Festival de Sundance del año pasado, una de las películas que empezó a generar más buenas vibraciones fue "An education". Basada en las memorias de una periodista inglesa, Lynn Barber, con guión del novelista Nick Hornby y dirigida por la danesa Lone Scherfig (que empezó con cintas dentro del Dogma '95, como "Italiano para principiantes"), cuenta la historia de una adolescente de 16 años con una vida muy convencional a las afueras de Londres, justo antes de que la ciudad se convirtiera en la Swinging London de los 60, que conoce a un encantador hombre mucho mayor que ella, que abre sus miras a algo más que la preparación para entrar en la universidad de Oxford.

Es una película de líneas clásicas, más de sutilezas y detalles que de grandes fuegos artificiales, y con un reparto que funciona a la perfección, desde un estupendo Alfred Molina como el padre de Jenny, a unas geniales Emma Thompson y, sobre todo, Olivia Williams como profesoras, a un Peter Sarsgaard que consigue que, aunque su personaje tiene dobleces y claroscuros, comprendamos perfectamente porqué Jenny se deja llevar por él. Y, con mucha razón, casi todos los premios de interpretación de este año han ido a parar a Carey Mulligan (hasta que Sandra Bullock irrumpió en los Globos de Oro), porque lleva el peso de la película sin esfuerzo y hace perfectamente creíble no sólo la colegiala que sueña con París del principio de la película, sino también la chica que es al final.

Pero Mulligan tiene un serio inconveniente de cara a los Oscars, donde está nominada como mejor actriz. Ya no sólo es que sea una actriz inglesa de apenas 24 años y totalmente desconocida fuera de la televisión británica (y de los fans de "Doctor Who"; yo aún quiero que vuelva su Sally Sparrow), sino que su interpretación es sutil y poco espectacular, o flashy, que dirían los anglos. A mí me parece mucho más efectiva que algo más histriónico, en plan "fijaos, estoy actuando", pero de cara a los premios eso es un hándicap. Por lo poco que he visto de "The blind side", entre promos y trailers, parece que Bullock tiene a su disposición un par de esas escenas que, nada más verlas, ya sabes que son carne de highlight en los Oscars, y qué queréis que os diga, en esas escenas es tan del estilo de "Erin Brockovich", que no dudo ni por un momento que va a ganar en marzo en el Kodak Theatre (la propia Williams habla en esta entrevista sobre la necesidad de interpretaciones más minimalistas, en las que se vea menos "el subtexto").

"An education", por cierto, tiene además una banda sonora estupenda, y una ambientación y una atmósfera muy logradas. No es la típica película que se estila últimamente para ganar un Oscar, pero merece mucho la pena. Y me suena que ya hemos hablado de esto, pero si tenéis curiosidad por ver algún trabajo anterior de Mulligan (que tiene un algo especial en cámara), además de "Blink", claro, también está "Bleak House" y la divertida adaptación de "La abadía de Northanger".
Publicar un comentario en la entrada