15 febrero 2010

La política de los premios

Las campañas de promoción más de elecciones a la Casa Blanca no se estilan en los Goya, donde Daniel Monzón y "Celda 211" se llevaron por delante a "Ágora" (que ganó casi todos los premios técnicos,más el de guión). Director, película, actor (Luis Tosar, evidentemente), actor revelación (Alberto Amman) y actriz secundaria (Marta Etura), entre otros, hicieron buenos todos los pronósticos que daban al thriller carcelario como gran favorito. Aparte de las buenas críticas a la gala, conducida por Andreu Buenafuente (y con aparición especial de Pocoyó), y el espectacular 26,4% de cuota de pantalla que hizo, lo más sorprendente fue ver por primera vez juntos en un acto de estas características a Javier Bardem y Penélope Cruz y, claro, ver a Pedro Almodóvar regresando a la gala después de sus desencuentros con la Academia ("Tenéis un presidente muy pesado", bromeó sobre la insistencia de Álex de la Iglesia para que volviera a los Goya).

Por supuesto, estos premios tampoco se libran de su cuota de peculiaridades. Que Lola Dueñas (mejor actriz por "Yo, también"), Raúl Arévalo (actor secundario por "Gordos") o "El secreto de sus ojos" (mejor película hispanoamericana) ganaran era normal, pero lo realmente curioso es el Goya a la mejor actriz revelación a Soledad Villamil. No porque ella no lo merezca, porque está sensacional en la cinta de Campanella, sino porque ella no es una "revelación", sino una veterana con una carrera más que decente detrás. En esta categoría se supone que deberían entrar más debutantes, no gente ya experimentada que trabaja por primera vez en una producción española. Por esa regla de tres, hasta Rachel Weisz podría haber estado nominada este año a mejor actriz revelación. Es una de esas cosas extrañas que suceden en los Goya (pero repito que el reconocimiento a Villamil y a la película están muy merecidos).
Los Oscars, por supuesto, ya son otro tema. La promoción es casi más importante de cara a que te den el premio que la calidad de tu trabajo o de la película en cuestión (lo que no deja de ser una cuestión subjetiva), y muchos galardones se acaban entregando porque un actor se pone de moda y aparece por todas partes en la temporada de premios o porque una película se beneficia de su publicación en DVD para mandarlos sin restricciones a los académicos (ésa es una de las razones por las que "Crash" ganó hace unos años). El favoritismo de Sandra Bullock este año es una buena piedra de toque de todo esto. Su personaje secundario en "Crash" empezó a hacer que su percepción desde algunos círculos cambiara ligeramente (en plan "esta chica sabe actuar fuera de las comedias románticas"), este año ha encadenado unos cuantos taquillazos y, justo en diciembre, en plena awards season, estrena "'The blind side"', una historia de superación personal, basada en hechos reales, que siempre tiene gran acogida entre público y académicos. Bullock interpreta a una madre con acento del sur dispuesta a lo que sea por ayudar a su "hijo adoptivo", y seguro que tiene un par de escenas de las que son carne para los highlights de las ceremonias de premios.

Sandy, como se la conoce coloquialmente, suele ser divertida y simpática en las entrevistas de promoción y tiene muy buena imagen entre el público, así que si logra un papel con posibilidades de Oscar y con mucho buzz desde su estreno, no es raro que, como hemos comentado alguna que otra vez, vaya directa a repetir lo de Julia Roberts con "Erin Brockovich". Carey Mulligan podrá estar muy bien en "An education", pero es una actriz inglesa a la que nadie conoce, y que resulta mucho más tímida y seria en las entrevistas. De momento, con ser la critics darling de la temporada tiene que conformarse. Aparte del caso de Bullock, algo que también es habitual en los Oscars es que buenos actores que han sido nominados varias veces por trabajos muy notables, pero que siempre han perdido, se vean premiados por un papel algo menor, pero que cala más entre el público y los votantes, o cuya promoción simplemente tiene más éxito. Jeff Bridges puede verse favorecido por esta circunstancia del mismo modo que Kate Winslet lo hizo el año pasado con "The reader".

6 comentarios:

WATANABE dijo...

No pensaba ver la gala de los Goya, pero sinceramente Andreu y el suspense de muchos de los premios me enganchó. Fue divertida y lo más increíble amena, haciendo que sin apenas darme cuenta me la tragara entera.

Por otro lado creo que este año será el primero que no veré la gala de los oscars en directo después de más de veinte años haciéndolo. Parece que será todo súper previsible y lo que es peor quitando a Christoph Waltz los demás premiados me van a importar un bledo, Avatar a la cabeza.

JM dijo...

Lo que comentas de “actores revelación” con una dilatada trayectoria a sus espaldas es curioso. Me hizo gracia cuando en el 2006 concedieron ese galardón a Quim Gutiérrez por su papel protagonista en azuloscurocasinegro. ¿Revelación? En cine, quizás, porque en Cataluña era conocido (y muy querido) por su trabajo en series de televisión desde que tenía catorce o quince años, así que no nos sorprendimos de que su estupendo trabajo fuese reconocido a nivel nacional. No es la media vida de Soledad Villamil, pero es literalmente más de una década dando el callo detrás de las cámaras. Como tú bien dices, por la misma regla de tres el premio también se lo podría haber llevado Rachel Weisz (y lo que nos hubiéramos reído XD).

No soy muy fan de los premios precisamente por lo relacionados que están con el autobombo. Me gustó Avatar y adoro el cine fantástico y de aventuras, pero creo que el galardón a mejor película debería tener algo más que ver con un buen guión (aspecto en el que la película de Cameron pincha) y no con la taquilla que recaude o la carrerilla de nominaciones que arrastre.

Alejandro A dijo...

desde ese punto de vista parece evidente que Sandra Bullock se lleve el Oscar aunque creo que Meryl no se lo dejara tan fácil porque es muy querida en la Academia y ya tiene acumuladas demasiadas nominaciones

una lastima para Mulligan por cierto

MacGuffin dijo...

Pero Meryl Streep ya ha recibido su cuota de premios, y "Julie & Julia" no tiene suficiente entidad para concederle otro más. No, por mucho que luego nos sorprenda, creo que la Bullock se lleva el Oscar.

Crítico en Serie dijo...

MacGuffin, coincido con lo de Meryl Streep: Julie & Julia es una película muy mediocre y justamente de las dos historias que cuenta, me quedé con la de Amy Adams, y no la suya. Con esto no digo que deba ganar 'la' Bullock, aunque no me importaría: como tú comentas, es una mujer muy simpática que se mete a la gente en el bolsillo en cada entrevista (muy grande su última entrevista a Letterman, al que le dice "hombre, supongo que tú también has besado alguna vez a una mujer", cuando hace poco llenó portadas con sus líos de faldas con la becaria).

Lo que me sabe mal, sin embargo, es que Bridges haya logrado hacer este sprint al final de la carrera. Me gustaría mucho más ver a Colin Firth con la estatuilla, que aunque nunca haya tenido una nominación al oscar, me parece un actor muy digno y que nunca ha tenido el reconocimiento que se merecía. Además, está sabiendo envejecer: ahora A Single Man, el año pasado estuvo estupendo en Una Familia con Clase (muy recomendable).

MacGuffin dijo...

Justo el problema de Firth es que a Bridges ya le toca ganar, y esa sensación suele traducirse en victoria. Pero a veces hay sorpresas, como cuando Juliette Binoche se llevó el Oscar por "El paciente inglés" y sorprendió a Lauren Bacall, gran favorita por "El amor tiene dos caras".