15 febrero 2010

La política de los premios

Las campañas de promoción más de elecciones a la Casa Blanca no se estilan en los Goya, donde Daniel Monzón y "Celda 211" se llevaron por delante a "Ágora" (que ganó casi todos los premios técnicos,más el de guión). Director, película, actor (Luis Tosar, evidentemente), actor revelación (Alberto Amman) y actriz secundaria (Marta Etura), entre otros, hicieron buenos todos los pronósticos que daban al thriller carcelario como gran favorito. Aparte de las buenas críticas a la gala, conducida por Andreu Buenafuente (y con aparición especial de Pocoyó), y el espectacular 26,4% de cuota de pantalla que hizo, lo más sorprendente fue ver por primera vez juntos en un acto de estas características a Javier Bardem y Penélope Cruz y, claro, ver a Pedro Almodóvar regresando a la gala después de sus desencuentros con la Academia ("Tenéis un presidente muy pesado", bromeó sobre la insistencia de Álex de la Iglesia para que volviera a los Goya).

Por supuesto, estos premios tampoco se libran de su cuota de peculiaridades. Que Lola Dueñas (mejor actriz por "Yo, también"), Raúl Arévalo (actor secundario por "Gordos") o "El secreto de sus ojos" (mejor película hispanoamericana) ganaran era normal, pero lo realmente curioso es el Goya a la mejor actriz revelación a Soledad Villamil. No porque ella no lo merezca, porque está sensacional en la cinta de Campanella, sino porque ella no es una "revelación", sino una veterana con una carrera más que decente detrás. En esta categoría se supone que deberían entrar más debutantes, no gente ya experimentada que trabaja por primera vez en una producción española. Por esa regla de tres, hasta Rachel Weisz podría haber estado nominada este año a mejor actriz revelación. Es una de esas cosas extrañas que suceden en los Goya (pero repito que el reconocimiento a Villamil y a la película están muy merecidos).
Los Oscars, por supuesto, ya son otro tema. La promoción es casi más importante de cara a que te den el premio que la calidad de tu trabajo o de la película en cuestión (lo que no deja de ser una cuestión subjetiva), y muchos galardones se acaban entregando porque un actor se pone de moda y aparece por todas partes en la temporada de premios o porque una película se beneficia de su publicación en DVD para mandarlos sin restricciones a los académicos (ésa es una de las razones por las que "Crash" ganó hace unos años). El favoritismo de Sandra Bullock este año es una buena piedra de toque de todo esto. Su personaje secundario en "Crash" empezó a hacer que su percepción desde algunos círculos cambiara ligeramente (en plan "esta chica sabe actuar fuera de las comedias románticas"), este año ha encadenado unos cuantos taquillazos y, justo en diciembre, en plena awards season, estrena "'The blind side"', una historia de superación personal, basada en hechos reales, que siempre tiene gran acogida entre público y académicos. Bullock interpreta a una madre con acento del sur dispuesta a lo que sea por ayudar a su "hijo adoptivo", y seguro que tiene un par de escenas de las que son carne para los highlights de las ceremonias de premios.

Sandy, como se la conoce coloquialmente, suele ser divertida y simpática en las entrevistas de promoción y tiene muy buena imagen entre el público, así que si logra un papel con posibilidades de Oscar y con mucho buzz desde su estreno, no es raro que, como hemos comentado alguna que otra vez, vaya directa a repetir lo de Julia Roberts con "Erin Brockovich". Carey Mulligan podrá estar muy bien en "An education", pero es una actriz inglesa a la que nadie conoce, y que resulta mucho más tímida y seria en las entrevistas. De momento, con ser la critics darling de la temporada tiene que conformarse. Aparte del caso de Bullock, algo que también es habitual en los Oscars es que buenos actores que han sido nominados varias veces por trabajos muy notables, pero que siempre han perdido, se vean premiados por un papel algo menor, pero que cala más entre el público y los votantes, o cuya promoción simplemente tiene más éxito. Jeff Bridges puede verse favorecido por esta circunstancia del mismo modo que Kate Winslet lo hizo el año pasado con "The reader".
Publicar un comentario en la entrada