11 febrero 2010

La hora de House y Wilson

Cuando llevamos ya muchas temporadas siguiendo una serie (más de cinco, por ejemplo), suele ocurrir que llega un punto en el que ya no nos gusta tanto como al principio. Puede ser que la serie haya sufrido un bajón o que lo que haya cambiado sea nuestra percepción sobre ella, pero nuestra relación ya no volverá a ser la misma. No es un secreto que, desde la quinta temporada, algo así me está pasando con "House". El nuevo equipo de diagnóstico y, sobre todo, la pareja Foreman-Trece (de la que lo mejor era su mote, Foreteen) representó para mí un paso atrás, una caída hacia historias poco interesantes y más convencionales de lo que nos tenían acostumbrados, además de unos paralelismos entre médicos y pacientes tan explícitos, que hasta parecía que nos estaban pegando con el obelisco de Obélix en la cabeza, diciéndonos "¡fíjate que sus problemas vitales son exactamente iguales!"

Sin embargo, en todo esto ha habido siempre algo que me ha hecho volver semana a semana, y ése era el dúo House-Wilson (y cuando funciona bien, también el trío con Cuddy). Una de las razones por las que me enganché desde el principio era por lo mucho que me reía con el médico borde (las caras de Hugh Laurie son un poema, y su imitación exageradísima de Poirot hace dos semanas podría haber formado parte de un sketch de "A bit of Fry and Laurie"). Esa circunstancia no se ha perdido y, desde que los dos amigos además comparten piso, aún se ha acentuado más. De hecho, en alguna ocasión da la sensación de que House y Wilson están en su propio spinoff dentro de la serie, uno en el que se hacen pasar por gays para ligar con su nueva vecina, se gastan bromas pesadas e intercambian todo tipo de puyas y chistes.

Un crítico yanqui decía al principio de la sexta temporada, cuando House deja inicialmente la medicina y prueba, por ejemplo, a dedicarse a la cocina, que no le importaría ver una comedia sólo con House y Wilson (también decía que se apuntaba ya mismo a una sitcom con los hermanos Riggins de "Friday Night Lights", algo que secundo). La relación entre ambos siempre ha ocupado una parte muy importante tanto de la serie como del retrato de House. Si Cuddy es ese camino vital que nunca se atrevió a tomar (por ahora), Wilson es una oportunidad de seguir siendo una persona más o menos cuerda y normal, de no cortar por completo sus lazos con el resto de la humanidad y que en su vida haya algo más que amagos de lupus y diagnósticos de enfermedades de las que se dan en uno de cada 10.000 pacientes.

Ignoro cuánto tiempo más le queda a "House". A Fox le funciona mejor que bien, atrayendo a buena parte de la audiencia joven del lunes por la noche y plantando cara al combo de la CBS de "Dos hombres y medio"-"The Big Bang theory". Teniendo en cuenta que los dilemas éticos y morales del tratamiento de los pacientes han dejado de importarme, si continúan explotando su lado humorístico (que parece que están fomentando cada vez más), yo seguiré en su barco.

10 comentarios:

Akane dijo...

A mí Foreman siempre ha sido el que menos gracia me ha hecho, me caía bastante mal desde el principio, y estoy de acuerdo en que su relación con Thirteen ha sido aburrida y pesada hasta el límite. Nada interesante.

Pero me lo paso tan tan bien con House, Wilson y Cuddy que no me canso de la serie. No le pido más de lo que me da, y además de vez en cuando se anima la cosa con capítulos que se salen de la norma rutinaria.
House y Wilson son desde luego una de las mejores parejas televisivas de los últimos tiempos, además adorables (sé además que hay una buena legión de fans detrás que se derriten cuando hay alguna escena que puede rozar lo sentimental/erótico con ellos).

OsKar108 dijo...

Yo tuve ese periodo con House entre la 2ª y 3ª temporada, pero acabe retomandola en Fox España hasta ponerme al día para empezar con la 4ª y después ya siempre la he visto con buena gana porque considero que todos sus capítulos tienen mucha calidad, aunque no me "meto maratones" y demás.
La relación entre House y Wilson (y cuando se une Cuddy) es de lo mejor sí, y también es verdad que están explotando algo más su lado cómico recientemente.

P.D. ¿Donde hay que firmara para la sitcom con los hermanos Riggins? jajajaja.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que Thirteen y su trama con Foreman son lo peor de la serie.
House y Wilson tienen momentos muy buenos, pero te recomiendo que veas el último capítulo. Después de verlo me he dado cuenta lo desaprovechada que ha estado Cuddy durante tanto tiempo.

MacGuffin dijo...

Es un misterio porqué no aprovechan mejor a Cuddy. Cuando saben qué hacer con ella, es un gran personaje, y el mejor contrapunto para House, pero eso sólo ocurre de vez en cuando.

satrian dijo...

A mi estos Sherlock y Watson de la medicina me convencen temporada tras temporada, y la serie flojea cuando Wilson desaparece, y Cuddy debería ser mejor aprovechada, en cuanto a los secuaces que siguen a House cada vez menos interesantes.

MisterPond dijo...

Una buen post sería hablar de series en las que, pasada su 4ª o 5ª temporada siguen siendo tan adictivas como al principio...

mitcoes dijo...

El primer capítulo doble de esta temporada, para mi, fue magnífico, una película, me recordó a "Alguien voló sobre el nido del cuco".

El último capítulo recayó otra vez sobre un solo personaje, haciéndole los demás de secundarios, casi fue una trama e largometraje completo. Me encantan los guiones de esta temporada, se han sabido reinventar

JM dijo...

Justo cuando comenzaba a disfrutar de Cameron, Chase y Foreman, les dieron a un manotazo y pusieron a clones descafeinados. No pude seguir. Pero si sigo leyendo cosas buena (como sucede desde la S5) de ella tal vez reconsidere mi postura, porque precisamente es el House-Cuddy-Wilson y sus múltiples combinaciones lo que más disfruto.

Pd: Los Riggins son enormes. ¿Cómo se puede ser tan completamente inútil y a la vez tan entrañable?;>

MacGuffin dijo...

Sobre todo, JM, se cargaron a Amber, que era la mejor de todas. Era como un House en femenino. Y ellos saben que se equivocaron, porque hasta muerta la recuperan cada vez que pueden :). Lástima que House ya no alucine.

Merx dijo...

me gustan tanto la pareja q hacen House y Wilson, q cuando fui a ver la ultima de "Sherlock Holmes" no pude disfrutar de la peli, xq me pase todo el rato pensando: son con House y Wilson, xo peor... (y eso q Jude Law lo hace bastante bien)

Y desde q están viviendo juntos tienen unos puntazos buenísimos: su "historia gay", la zarigüeya en la bañera y los constantes analisis de Wilson sobre el comportamiento de House...

X cierto, muy bueno el ultimo sobre Cuddy (5 to 9)