27 febrero 2010

La visión de cómo crece la hierba

Hace algún tiempo, nos preguntábamos por aquí qué tipo de crítica hacia una serie o una película era quejarse de que en ellas no pasaba nada. ¿Se refiere a que son muy lentas? ¿A que, como ocurría en "Campeones", necesitan tres episodios desde que el balón sale disparado desde el punto de penalty hasta que llega a la portería? ¿A qué los diálogos tienen más importancia que la acción? ¿A que no hay dos explosiones, tres persecuciones y un tiroteo cada diez minutos?

"Lost in translation" (a la que pertenece el fotograma de arriba) es un clásico objetivo de esas quejas. Cuando ganó, en 2004, el Oscar el mejor guión original (como premio de consolación por no llevarse otros que se merecía más, como mejor actor o mejor dirección), generó no pocas extrañezas porque, precisamente, lo que convierte a la película en lo que es no es el guión, sino los escenarios, las miradas y las cosas que no se dicen entre sus actores, justo el tipo de cosas por el que una película es despreciada porque en ella "no pasa nada". Pero, como ocurre en muchas ocasiones, esa apreciación depende del espectador.

Puede haber gente que se acerca a "The Wire" por primera vez y que le parece sumamente lenta y frustrante, y a otros, sin embargo, les parece que pasan muchas cosas en cada capítulo, daños colaterales ambos que te suelten en medio de la acción sin explicarte quiénes son los personajes ni a qué se dedican, dejando que lo averigües por tí mismo. El otro día vi una entrada de alguien que se acercaba por primera vez a "Urgencias", sobre la que se puede tener la concepción, dada por los más de 15 años transcurridos desde su debut, de que va a ser lenta y más parecida a "Anatomía de Grey" y "House", y nada más lejos de la realidad (aunque la primera no existiría sin ella).

Algunas historias requieren calma para contar las cosas, para mostrarnos cómo son los personajes, para imbuirnos de la atmósfera de la historia, y sólo así podemos apreciar en su justa medida el hecho que, eventualmente, ocurre por la conjunción de todas esas cosas. Ahora mismo, "Caprica" es el ejemplo perfecto. A algunos les puede parecer una genialidad. A otros, les aburrirá tanto como sentarse a ver crecer la hierba.

9 comentarios:

satrian dijo...

A mí me gusta ver crecer la hierba por lo que se vé, me encantó Lost In Translation, The Wire, y me está gustando Caprica, ahora Urgencias lenta es casi tan "adrenalínica" como 24 si no más, trepidante en todos sus episodios, y 15 temporadas con eso queda dicho todo, viva Carter :)

WATANABE dijo...

Esta frase se suele decir de las películas o series que se recrean más en los detalles que en el conjunto, son mucho más sutiles y requieren una mirada más pausada, no apta para cualquiera. Creo que viene de un comentario del genial Billy Wilder con respecto a la nouvelle vague. A mí personalmente me gustan mucho las que citas pero no siempre te apetece ver productos así en cualquier momento.

Raúl dijo...

Por dar otra opinión, creo que hay diferencias entre los ejemplos de ficción "lenta" que has dado, que es la razón por la que a muchos les gustan unos y no otros:
Unos tienen un ritmo narrativo lento, porque las historias que cuentan son personales, mientras que en otros sencillamente no hay historia alguna (los guiones los escriben personas y ya sabes que a veces no saben hacerlo o se pasan de listas)

A mí me encanta The Wire, La (lenta) primera temporada de Carnivale, e incluso aprecio en lo que valen La delgada Línea Roja o 2001.
Pero no me gustó Lost in Translation, y creo que a mucha gente no nos gustó no porque seamos estúpidos amantes de Bruce Willis y las explosiones de las que hablas (que también), si no porque la sensación que te queda al final de Lost in... es de vacío argumental, de personajes y mensaje mediocres, de estética inútil que pretende hablarte de la verdad de la vida sin conseguirlo.

A mi modo de ver, en La Delgada Línea Roja casi pasa algo similar aunque logra salvarse por los pelos.
El ejemplo de Caprica ni siquiera lo entiendo, porque no es lenta (pero si es comercial y para todos los públicos), es simplemente que, por desgracia, parece que no saben qué contar o quieren alargar una trama simplona en 8 temporadas.

Creo que el ritmo lento (en según qué historias) es algo genial, preferible incluso, porque es un estilo que te hace sentir en profundidad lo que se cuenta en imágenes. Pero para lograrlo debe haber una historia detrás, para que no se quede solo en un ejercicio de estilo o en una manera de tomar el pelo a los que se dejen.

Aunque no suelo comentar, leo tu blog desde hace años, y está genial, sigue así.
Un saludo.

Elsa dijo...

Estoy muy de acuerdo con lo que comentas en la entrada y lo que dicen otros participantes. Hay tipos de cine (véase el caso del asiático, las películas dentro de los movimientos del cine de la modernidad o de la Nouvelle Vague)o ya dentro de la tv, hay series, que sin su ritmo más pausado y calmado, no serían las mismas. Han sido creadas para funcionar así y no hay que dar más vueltas. Ahora sí, depende del gusto de cada uno, por supuesto.

No lo sé exactamente, pero su "lentitud" y el hecho de "que parezca que nunca pasa nada" les hace especiales. Yo no veo The Wire, aunque hace unas semanas me volví a enfrentar con Mad Men, tras haber visto hace un año la primera temporada. Y creo que su ritmo es lo que me tiene enganchada. Me siento y me maravillo con las actuaciones, la ambientación y el vestuario.

Puede que esté loca, pero Lost in Translation la habré visto unas tres o cuatro veces (Lo confieso: una por gusto, el resto para un trabajo en la Universidad).

En conclusión, poco a poco... también se saborea mejor, ¿no?

Crítico en Serie dijo...

Lost in Translation es una preciosidad y su lentitud sirve para saborear cada uno de sus matices. Supongo que la habré visto unas veinte veces y nunca me cansaré de su música, la cuidada dirección de Coppola y sobre todo de la composición de Scarlett Johansson. Todo el mundo en su momento habló de Bill Murray cuando siempre he creído más sutil y difícil el papel de ella. Ella y su peluca rosa ya forma parte de la historia del cine. Y ese susurro final, que tantas discusiones generó.

JM dijo...

Cada vez más, cuando escucho que alguien se queja de que tal película “es lenta”, lo que interpreto en mi mente es “genial, debe de tener un buen desarrollo de personajes y la trama se arma sin prisa pero sin pausa”. Ok, me he pasado un poco…;p (pero seguro que sabéis a qué me refiero).

Me gusta el cine asiático y estoy indignado porque en marzo estrenarán la versión mutilada de “Red Cliff”, a la que dicen haber suprimido las escenas en las que “no pasa nada” para su distribución internacional. ¿Debemos recurrir a San Amazon o San Megaupload para verla como fue concebida? ¿Por qué otros deciden por nosotros qué estamos preparados para ver y qué no?

Mpmx dijo...

El nuevo mundo virtual que han creado en el 5º capítulo servirá para meter la dosis de acción que algunos reclamaban en Caprica.

OsKar108 dijo...

Con los ejemplos que has puesto yo debo de ser de los que les gusta ver crecer la hierba, porque Lost In Translation y La Delgada Línea Roja me gustan mucho mucho, Caprica me está gustando bastante de momento (a ver si veo hoy el 5º) y The Wire está en lo más alto de mi top-5 (solo igualada y/o superada por lo especial que me hace sentir LOST).
Aunque también las hay con un ritmo algo similar que no me llegan a gustar, porque eso es como todo, no solo cuenta el ritmo, si no lo que cuentan y como, porque de todo hay, pero quiero decir que ese calificativo de "lenta" no me hecha para atrás, ni mucho menos, es más me hace tener ya cierto interés de antemano, luego me puede gustar más o menos.

¡Saludos!

eduardoritos dijo...

Yo disfruté mucho con Lost in Traslation en su día. Tal vez porque me recordaba alguna cosa que yo había vivido parecida.

También me gustó mucho Paseando a Miss Daisy, en la que también parece que no pasa nada, y está llena de cosas.

Caprica me tiene si/no, a ver hoy el quinto capítulo.

Mad Men: vista entera en un mes.
Hoy voy a por Urgencias 01x15. Me está gustando. Creía que era otra cosa. Sobre todo me está gustando el pediatra.

Por si os interesa, digo XD

Gracias por estos blogs tan interesantes.