27 diciembre 2010

Casi famosos (XXXIII)

Ay, la fama. Conseguirla cuesta, como decía Debbie Allen en "Fama", y es muy cierto que hay que sudar para alcanzarla, en la mayoría de las ocasiones. Entre esos sudores, algunos de los actores más conocidos de la actualidad cuentan series de televisión canceladas a las primeras de cambio, pequeños papeles en grandes taquillazos y cualquier cosa que sirviera para ganarse la tarjeta de miembro del sindicato de actores y para pagar el alquiler. ¿Listos? Allá vamos.

Ser Gwen Stacy en la nueva versión de "Spiderman" (para la que se ha teñido de rubia) ha terminado de afianzar en el estrellato a Emma Stone, descubierta definitivamente para el gran público gracias a "Rumores y mentiras" (o "Easy A", como prefiráis). Comedias como "Supersalidos" fueron las que empezaron a hacerla más conocida en Hollywood, pero también ha tenido su paso por la televisión. En su caso, en los cuatro episodios que aguantó en antena "Drive", una serie de intriga sobre una carrera entre diferentes personas, todas con sus secretos a cuestas, a cuya cabeza figuraba Nathan Fillion. Stone formaba equipo padre-hija con Dylan Baker.

Este caso es tan conocido, que no sé cómo no lo he repescado antes. Ahí, en segundo plano, podéis ver a Natalie Portman en "La amenaza fantasma", la primera de las tres precuelas de "La guerra de las galaxias". En ella, su personaje, la reina Amidala, utilizaba dobles para garantizar su seguridad, y una de ellas, un poco irreconocible tras el maquillaje, era Keira Knightley. No era su primer trabajo, porque ya había participado en un par de series en Inglaterra, pero desde luego sí fue el proyecto más grande en el que estuvo involucrada hasta "Piratas del Caribe". Ahí, además, apenas tenía 15 años.

Que Alan Cumming es un tipo peculiar lo tenemos todos más o menos claro. Desde sus primeras películas para televisión en el Reino Unido hasta "The good wife", ha hecho casi de todo, incluyendo una carrera en el teatro de la que, quizás, uno de sus papeles más reconocidos sea el de Emcee en el montaje de Sam Mendes de "Cabaret". En la imagen, Cumming está junto a Saffron Burrows en "Círculo de amigos", que tenía como protagonista a una pareja a priori tan peculiar como Chris O'Donnell y Minnie Driver, y rodada muy poco antes de Cumming fuera uno de los villanos (¿o no lo era?) en "Goldeneye". No es nada raro verlo con unas pintas muy impactantes en sus películas, y no sólo por necesidades del personaje, como el Rondador Nocturno de "X-Men 3" o el Espantapájaros de "Tin Man".

Una de las series más clásicas de los 80 es "La ley de Los Ángeles", obra del entonces rey Midas de la tele, Steven Bochco, y que contaba con un reparto realmente de campanillas. En la foto podemos ver a unos jóvenes Jimmy Smits, Corbin Bernsen y Harry Hamlin, y también a Blair Underwood, que se incorporó en la segunda temporada, en 1987, y aguantó hasta el final, en 1994. Underwood tiene tras de sí una carrera muy larga, especialmente en televisión, hasta acabar convertido en el presidente de Estados Unidos en "The event". Por cierto, que hay quien dice que su personaje en "La ley de Los Ángeles" estaba inspirado en un joven abogado de Chicago llamado Barack Obama, pero no sé yo.
Publicar un comentario en la entrada