15 diciembre 2010

De relleno

Entre las muchas entradas que han proliferado sobre "Marionette", el último episodio de "Fringe" antes del parón navideño (y de mudarse al viernes, con promo cachonda de Fox incluida), me ha sorprendido encontrarme con alusiones a que algunos fans habían considerado ese capítulo "de relleno", uno en el que no se avanzaba la trama principal, la serie volvía a sus casos autoconclusivos (que dudo mucho que abandone alguna vez) y que apenas aportaba nada al transcurrir de la temporada. O lo que es lo mismo, que era un filler, con todas las connotaciones negativas que ese término tiene (injustamente, creo yo).

Me resulta muy chocante que los episodios en los que se desarrolla a los personajes, y éstos tienen que lidiar con las repercusiones de lo que ha pasado hasta ahora, sean descartados tan alegremente por algunos espectadores. Para que lo que nos van a contar más adelante tenga impacto, peso, y no nos parezca apresurado o poco preparado, necesitábamos ver a Olivia reaccionar ante todas las novedades que descubre en ese capítulo. No hay otro modo de que nos preocupemos por ella después, de que vayamos a estar de su lado en las confrontaciones futuras. ¿Es que sólo queréis ver giros de guión, una revelación detrás de otra y ya está? En el contraste está la verdadera fuerza, y es necesario algún episodio preparatorio de todas esas grandes revelaciones, episodio en el que los personajes tienen que asumir el primer plano y enseñarnos otras facetas de ellos.

Una de las discusiones más encarnizadas que se puede tener con un fan de "Battlestar Galactica" (descontando el final) gira alrededor de "Unfinished business", el episodio de la tercera temporada en el que, usando como excusa un torneo de boxeo, se nos cuenta por fin qué pasó en el año que estuvieron todos en Nueva Caprica. No, no se avanzaba trama, no estábamos más cerca de saber quiénes eran los Cinco Últimos Cylones, ni de cuál era el camino a la Tierra; la atención estaba fijada en las evoluciones de, sobre todo, Lee y Kara, en lo complicada que era su relación y cómo ambos decidían enfrentarse a ella. Gracias a ese capítulo (que yo creo que es de los mejores de la serie), comprendíamos mejor algunas cosas que habían hecho y que harían más adelante.

Sí, puede haber fillers que sean un rollo, que los guionistas hagan sólo para sacarse de encima un capítulo más y hacer tiempo hasta el final de la temporada, pero no todos son así. Los que te permiten conocer mejor a los personajes, o utilizan algún recurso original o entretenido para colocar las piezas en su sitio, pueden ser tan buenos como otros llenos de sorpresas y de recompensas a todo lo que se ha contado hasta ese momento, y pueden contribuir a enriquecer nuestra experiencia viendo una serie. A veces, tenemos poca paciencia y lo queremos todo ya, y así no es como suelen venir las grandes cosas.
Publicar un comentario