11 diciembre 2010

Tenías que ser tú

ALERTA SPOILERS: Rompiéndonos un poquito el corazón, así se ha ido "Fringe" de vacaciones navideñas, y no sólo porque cuando vuelva, el 21 de enero, lo hará en viernes. Si no sabes de qué va todo esto, no atravieses el espejo.

Los angloparlantes tienen una frase hecha muy curiosa para referirse a alguien muy abierto a la hora de mostrar sus emociones y con cierta vulnerabilidad en ese aspecto, describiéndolo como que "lleva su corazón en la solapa" (wears his/her heart on the sleeve). No es una descripción en la que encaje Olivia Dunham hasta que vuelve de Tierra 2 y ha de asumir el hecho de que una impostora (igual físicamente a ella, pero una impostora) ha estado viviendo su vida durante dos meses sin que nadie se diera cuenta. Sobre todo, lo que de verdad le duele es que Peter, al que prácticamente se declaró al final de la segunda temporada para convencerlo de que regresara a nuestro mundo con ella, no quiso darse cuenta de que esa rubia que dormía a su lado y se parecía a Olivia, pero que sonreía más y era más abierta, no era Olivia.

Lo interesante del capítulo, y que demuestra por qué la serie se ha afianzado tanto creativamente (al mismo tiempo que perdía espectadores) es la reacción de Olivia al escuchar la confesión de Peter. Intenta asumirlo, racionalizarlo, pero no puede. Para ella, es una traición, sobre todo porque el recuerdo de Peter es lo que la mantuvo a flote y buscando una escapatoria en Tierra 2. Si ese doctor Frankenstein que centra el "monstruo de la semana" se da cuenta enseguida que el cuerpo que ha reanimado no es la chica que él quería, ¿cómo puede Peter no haberse dado cuenta antes del engaño de BOlivia (en la misma línea va la reprimenda de Olivia a Peter cuando están buscando hombres que encajen en el perfil, con ese "no la ama" que ella espeta para explicar por qué los descarta)?

La onda expansiva aún se va a notar en los próximos episodios, que no empezaremos a ver hasta el 21 de enero, y lo más curioso es que, a pesar de la nueva aparición del Observador, con un críptico "aún está vivo", de que sabemos que Walternate tiene ya completa su máquina del juicio final y de que se mantiene el misterio alrededor de esas Primeras Personas, lo que importa más es cómo podrá Olivia reintegrarse en el equipo y si conseguirá perdonar a Peter (porque esta tercera temporada es la de Olivia, como bien apunta Adri). Sin que nos hayamos dado cuenta, los personajes ocupan todo el centro de la serie, de manera más notable desde la mitad de la segunda temporada, y gracias a ellos y a que sus sentimientos están anclados en cosas que les importan, podemos sobrevivir a cualquier giro de guión o trama extraña que se saquen de la manga. Un crítico estadounidense decía, literalmente, que "Fringe" "se toma tiempo y cuida el lado personal de estas historias fantásticas, una lección raramente aprendida por los showrunners interesados en preparar cinco años de trama en lugar de cinco personajes interesantes".

P.D.: Me hizo mucha gracia que Walter escuchara en su laboratorio "It had to be you", que es de donde viene el título de esta entrada.
Publicar un comentario