20 diciembre 2010

Éxitos prefabricados

En el debate sobre la serialización de "La caja de spoilers" salió un tema muy interesante, traído a colación por Alberto Nahum, en el que no se profundizó porque no había tiempo, y que se refería a la serie "The Event". Al comentar cómo un serial como "Perdidos" había tenido mucho éxito, y había llevado al resto de cadenas a intentar duplicar dicho éxito, él afimaba que algunos de esos intentos, como la serie de la NBC, le parecían muy prefabricados. En ellos, casi se pueden adivinar las conversaciones entre los ejecutivos de la cadena y los creadores, en plan "hay que tener un reparto coral e interracial, una pareja de guapos enamorados, unos tíos misteriosos de los que no tengamos muy claro cuál es su juego, una conspiración en la que está implicada la Casa Blanca y muchos giros de guión y misterios en cada episodio".

Con "The Event" pasa un poco lo que decía Katharine Hepburn cuando explicaba que no le gustaba Meryl Streep como actriz porque se podía oír el engranaje de su cabeza pensando en cómo hacer la escena. Los hilos que mueven la trama son demasiado evidentes, no puedes evitar la sensación de que se han mezclado en un molde "Perdidos", "V", "24" y varias cosas más, se ha metido en el horno y el pastel ha quedado crudo por el centro. Suena a artificial, a "éxito" cultivado en laboratorio, como las Spice Girls o las boy bands que salían del Reino Unido en los 90 a razón de un par cada verano. A veces, la cosa sale bien y no importa que sea un éxito teledirigido, pero si fracasa, el batacazo es aún más evidente.

En parte, una de las razones por las que abandoné "Stargate Universe" a la mitad de su primera temporada fue porque la notaba forzada y artificial, un poco prefabricada. Quería formar parte de la franquicia "Stargate" pero con el tono de "Battlestar Galactica" y las aventuras y los personajes de "Firefly", y los ingredientes no terminaban de mezclarse. Se le veía también el engranaje, como los monstruos mecánicos de "The girl in the fireplace", de "Doctor Who". "Click, click, click", que es lo que decía más exactamente Hepburn.
Publicar un comentario