05 diciembre 2010

Teleadicciones de 2010 (I)

El año 2010 está dando sus últimos coletazos. Televisivamente, las últimas semanas de diciembre empiezan a despedir a todas las series de cara a su hiato navideño-invernal, pues muchas no volverán hasta mediados-finales de enero, y ya no se estrenará nada hasta que 2011 no esté oficialmente con nosotros. Es un momento tan bueno como cualquier otro para hacer repaso en la lista, en dos partes, de las cosas más interesantes que ha dejado 2010 en este rincón bloguero.

- Adiós a la isla: Las polémicas más encendidas del año las dejó, por supuesto, el final de "Perdidos", un tema que aún genera discusiones encendidas cada vez que se trae a colación. Lo único que añadiré es que la sexta temporada no estuvo, en general, a la altura, y que su cierre no descalifica automáticamente al resto de la serie. Y no pienso decir nada más, que con este tema no se puede tener una discusión que no acabe en mayúsculas, faltas de ortografía y exabruptos varios.

- La familia Bishop-Dunham: Sí, los personajes de "Fringe" son como una familia con secretos y problemas que deben solucionar porque, de remate, pueden destruir el universo si no lo hacen. Entre el tramo final de la segunda temporada y el principio de la tercera, se ha convertido en una de las mejores series de la parrilla actual, y una que también se empieza a diseccionar por algunos fans con mono de "Perdidos" hasta el mínimo detalle.

- Cantantes adolescentes: "Sigo viendo "Glee" por las canciones". Es una de las frases más habituales referidas a esta serie cada vez que sale a colación su irregularidad. Lo cierto es que las canciones no son su principal atracción para mí, sino que me río y me lo paso en grande en la mayoría de los episodios. La veo más como una comedia, con sus toques de drama, que funciona a rachas.

- El Instituto de Política Americana: Ha sido una lástima que tan poca gente viera "Rubicon" y que nos hayamos quedado con sólo una temporada porque, más allá de la conspiración a lo thriller de los 70 que lo permeaba todo, lo que la llevaba un poco más allá era el grupo de analistas de inteligencia de ese think tank, para los que las consecuencias de su trabajo no se acaban cuando se marchan del edificio. Y también tenía a uno de los tipos más misteriosos e interesantes del año; Kale Ingram.

- El imperio de Nucky: "Boardwalk Empire" (con la que voy con un poco de retraso) merece la pena ya sólo por Nucky Thompson, el hombre en el centro de todas las maquinaciones, el corruptor de políticos y dueño del ocio de todo tipo en Atlantic City que quiere tener tanto poder como un gángster sin terminar de convertirse completamente en uno. No me extrañaría nada que Steve Buscemi no figurara en, al menos, todas las nominaciones de la nueva temporada de premios televisivos.

- Cómo Ted Mosby redescubrió las risas: Ha habido unas cuantas series que esta temporada parecen haber hecho acto de contricción por sus errores del pasado y han decidido enmendarse, y entre ellas está "Cómo conocí a vuestra madre". En los nuevos episodios, confieso que me interesa mucho más todo lo relacionado con Robin y Barney, pero eso no quita para que la serie siga siendo una divertida mirada sobre el proceso de maduración en la edad adulta de gente que no quiere que sus mejores años se hayan quedado atrás.

- Los más listos de la BBC: "Luther" y "Sherlock" fueron las dos series detectivescas del verano para los fans de la ficción británica, y para los aficionados a lo policíaco. En las dos, sus protagonistas son detectives sumamente inteligentes, lo que les lleva a la autodestrucción, en el caso de Luther, o a jugar siempre con el riesgo de desconectarse del resto de los seres humanos, como le ocurre a Holmes, y hay curiosidad por ver qué depararán sendas segundas temporadas con formato más de sucesión de especiales que de serie tradicional.

- 30 años de deporte: La cadena estadounidense ESPN lleva celebrando su 30º aniversario creo que desde el año pasado, pero aprovechando que Canal+ está emitiendo en España algunos de sus documentales (sobre todo, los centrados en el baloncesto), no está de más recordarlo. He visto muy pocos, pero algunos son muy recomendables (y pueden dejarte más hundido emocionalmente que una temporada entera de "In treatment". Probad a ver "Without Bias" y ya me contáis). Si tuviera que recomendar sólo uno, diría que "Winning time" y la diversión que proporciona Reggie Miller.

- Zoe, la cylon: Quizás la trama más interesante dentro de la fallida "Caprica" fuera la de Zoe y su búsqueda de identidad propia, anticipando a los cylones humanos de "Battlestar Galactica" y sus dilemas existenciales. La serie nunca consiguió despegar del todo, pero dejó cosas muy interesantes, y sería una pena que Syfy descartara más ciencia ficción del tipo que pretendía "Caprica".

- Esto es Nueva Orleans: Un huracán, una ciudad abandonada a su suerte y un grupo de gente peleando por volver a tener una vida y por mantener su cultura. Eso es "Treme", un fresco de la Nueva Orleans post-Katrina centrado en los músicos y que es una inmersión total en su vida. Alguna que otra vez hemos dicho que, paradójicamente, y aunque lo parezca, puede resultar un poco más dificil entrar en ella que en "The Wire", pero logra transmitir una sensación de comunidad que es justo lo que pretendía.

- El spanglish de Gloria: Lo que hace que una sitcom logre un grupo de actores casi en permanente estado de gracia. Simplemente la pequeña parodia de sí mismos que hicieron en los últimos Emmy resume dónde está el fuerte de "Modern family" (en su reparto). Aparte, en la segunda temporada se ha desatado definitivamente el potencial de Gloria y la capacidad de Sofía Vergara para arrancar risas sólo metiendo un par de palabras en español en medio de una frase en inglés.

Música de la semana: Esta semana, "Glee" llevó a New Directions a los seccionales. Es muy difícil superar aquel "Don't rain on my parade", aunque los números de este capítulo no estuvieron mal, y lo más interesante es que tuvieron oportunidad de brillar otros personajes que no fueran Rachel y Finn. Sin embargo, con la canción que nos vamos a quedar es con la que cierra el episodio, "Dog days are over", de Florence + The Machine.
Publicar un comentario en la entrada