16 febrero 2011

Has sido "theCWizado"

Hace unos días, leí una reflexión sobre el rumbo que The CW parecía estar adoptando, potenciando aún más su lado adolescente-vampírico-fantástico tras el éxito de "The Vampire Diaries" y la constatación de que, de momento, los chupasangres siguen teniendo tirón entre los jovenzuelos o, más concretamente, las jovenzuelas. Esa orientación a buscar el público más femenino estaba ahí desde su nacimiento como cadena. Hasta "Sobrenatural", con sus historias de fantasmas, apocalipsis varios y peleas por las almas de sus personahes, tiene a dos mozos de buen ver para que sirvan de eye candy de las chicas despistadas que ven la tele un viernes por la noche.

De vez en cuando, sin embargo, The CW intenta abrir un poco el campo y saca alguna serie con más atractivo, a priori, para el público masculino. "Runaways" (creo que se llamaba así), sobre una familia de fugitivos, era un poco un híbrido en ese aspecto, cierto, pero de todos modos no aguantó ni cinco episodios. Esta temporada, sin embargo, lo han intentado más en serio con el remake de "Nikita", en el que juegan la baza "Alias" de ponerle a Maggie Q vestidos imposibles en los que no sólo es capaz de romperle las piernas a toda una banda de malos, sino que hasta pueden esconder (prefiero no saber dónde) un pistolón a lo Harry el Sucio, un puñal y un teléfono móvil con más aplicaciones que el iPhone de Steve Jobs. Aunque tuviéramos ración de bitches adolescentes en la academia dentro de División, estaba claro a quién iba dirigida mayoritariamente la serie, y mal no les ha ido así.

Pero The CW es The CW, y no pueden estar mucho tiempo sólo con tiros, conspiraciones, peleas y miradas intensas a lo acero azul en medio de "Gossip Girl", los ya mencionados "The Vampire Diaries" y hasta "Hellcats". Así que "Nikita" ha pasado por un filtro "cwizador" que incluye varios intereses amorosos, incluido uno de esos rubiales mazados y con nula expresión facial que la cadena mete como galanes en el 95% de sus series. No se cansan de repetir que el amor puede ser muy peligroso para un agente de la División, pero hasta que Michael monte la gran escabechina, jugarán con ese rollito del vecino simpático (que, no sé por qué, me huele mal) y del cómplice al que la clandestinidad le hace ver que, como en la casa de "Gran Hermano", todo se magnifica.

Ahora bien, si "Nikita" sigue siendo mi placer culpable de la temporada es porque no se ha olvidado de que es una serie de acción y de espías. Además, el panorama se ha complicado más para nuestra protagonista y, por lo menos, le han permitido sonreír un poco. Están sacándose de la manga unos gadgets geniales (como el tacón de aguja-USB de la semana pasada), y las manipulaciones malvadas de Percy me divierten. A veces no sé si se toman a sí mismos demasiado en serio o, en realidad, lo ven todo desde la ironía, y no sé hasta dónde podrán llevar todo esto, pero son muy entretenidos sin ir más allá.
Publicar un comentario en la entrada