23 abril 2011

Esto también es un piloto

Cuando escuchamos el término "piloto" referido a una serie de televisión, todos nos hacemos una idea de qué quiere decir: es el capítulo de presentación de la serie, en el que conocemos a los personajes y tenemos nuestra primera toma de contacto con ellos, con su mundo y con la historia que nos quieren contar. Esos pilotos pueden ser dobles, tener un formato de miniserie, durar lo mismo que un episodio normal o aparecer como un capítulo regular en otra serie. No es demasiado común, pero se hace, y a ese episodio se le denomina backdoor pilot. Utiliza el tirón de una serie con cierto éxito para presentar otra, en lo que se puede decir que es un atajo y, a veces, se publicita como un spin off que, en realidad, no es tal, porque es la primera vez que vemos a esos personajes y ninguno ha tenido, por tanto, posibilidad de calar entre el público.

"Bones" ha sido la última serie, por ahora, que se utiliza para intentar un backdoor pilot de éstos. En su caso, se trata de "The Finder", que si se convierte en serie independiente para la próxima temporada, seguiría las peripecias de Walter, un ex soldado que tiene el don de encontrar cualquier cosa (o persona) que se haya perdido. Sus dos estancias en Irak le han dejado con algunos daños cerebrales, cierta paranoia y una personalidad lo suficientemente excéntrica como para aportar unos toques de humor y ligereza que, a veces, le hacen parecer un personaje de una serie del canal USA. Este capítulo comparte con otros "pilotos por la puerta de atrás" el hecho de que su tono es más, realmente, de piloto que de un episodio normal dentro de una temporada normal de una serie ya establecida. Vemos mucho más a los nuevos personajes y los que ya conocemos funcionan más como apoyo y secundarios de éstos, lo que es normal (aunque sí cuelan un par de toques hacia Brennan que funcionan bastante bien).

La franquicia "CSI" ha utilizado esta estrategia dos veces para lanzar sus otras dos series. Horatio y el resto de personajes de "CSI: Miami" fueron presentados en un episodio de la segunda temporada del original de Las Vegas y ese spin off, a su vez, sirvió para introducir a Mack y al equipo de "CSI: NY". En este caso, la CBS tenía bastante claro que esas series se iban a producir, porque lo que ocurre con los backdoor pilots es que no siempre se traducen en un nuevo show. "Las chicas Gilmore" intentó uno, fallido, con la familia de Jess Mariano, y recuerdo que "Las chicas de oro" intentaron otro con no recuerdo si era un amigo de alguna de las chicas o algo así, que tampoco funcionó (luego sí que se hizo "Nido vacío"). El problema que estos capítulos presentan para los seguidores habituales de la serie usada de "huésped" es que su tono suele ser diferente, y no es raro que nos sintamos un poco decepcionados porque tenemos que aguantar una hora de unos personajes que no son los que nosotros estamos acostumbrados a ver.
Publicar un comentario