30 abril 2011

Un ¿milagro?



El 8 de julio, Starz estrena en Estados Unidos la cuarta temporada de "Torchwood", una cuarta temporada en la que han entrado en la co-producción de la serie junto a la BBC y en la que Russell T. Davies va a continuar el tipo de narración serializada de la tercera, que tan buenos resultados les dio. También va a usar un punto de partida con mucho gancho; si en "Children of Earth" era una misteriosa invasión extraterrestre, en "Miracle day" todo empieza un día en el que la población terrestre ya no puede morir. De golpe, todos se convierten en Jack Harkness. Nadie sabe por qué pasa eso, y por lo que han contado sus responsables en algunas entrevistas, la idea es seguir ese punto de partida hasta sus últimas consecuencias. Y teniendo en cuenta cómo las gasta Davies cuando se pone en ese plan, ya podemos prepararnos para casi cualquier cosa.

Serán 10 episodios y, probablemente, su emisión refleje esa curiosa circunstancia de que "Torchwood" tenga más reconocimiento en Estados Unidos que en el Reino Unido, justo al revés que un "Doctor Who" que está alcanzando más notoriedad al otro lado del Atlántico con las temporadas supervisadas por Steven Moffat. Tal vez no tener tras de sí cuatro décadas de historia previa juega a favor del spin off en ese aspecto, ya que puede haber todavía espectadores que tengan en mente el Doctor que vieron de niños y no sean capaces de pasar de ahí. Sin duda, es la gran apuesta de Starz para el verano, y quizás la serie que le de un poco más de crédito entre los críticos fans de la ciencia ficción, que acogieron muy bien "Children of Earth".

Las posibilidades que se abren en esta cuarta temporada son enormes, y ya no sólo por ver como Jack vuelve a trabajar con Gwen. Los teasers que la cadena ha hecho públicos se dedican a intrigar más que a enseñar, y logran que, por lo menos, a mí me haya picado mucho la curiosidad. Me da la sensación, por lo que leo desde que Moffat está al cargo de "Doctor Who", que a Davies se le menosprecia un poco frente a los brillantes enigmas montados por el primero, y tampoco creo que sea muy justo. Él y Christopher Ecclestone fueron los que pusieron en pie al Doctor tras más de 20 años fuera de antena, y aunque es muy cierto que a Davies le suele perder la tendencia a pensar a lo grande, también es capaz de pequeños momentos muy inquietantes sin necesidad de ninguna explosión (ahí está "Midnight" para probarlo).

Evidentemente, los dólares americanos se notarán en la producción y en la inclusión de actores estadounidenses en el reparto, como Bill Pullman, Mekhi Phifer o Lauren Ambrose, y entre los guionistas hay veteranos de la ciencia ficción de allí, como John Shiban y Jane Espenson (para potenciar las influencias de "Expediente X" y las series de Joss Whedon). Entre "Falling skies" y "Torchwood", vamos a tener un verano bastante interesante en el género.
Publicar un comentario