14 abril 2011

Un boom histórico

Quizás sean imaginaciones mías, pero llevamos unas temporadas en las que parece estar resurgiendo el género histórico en televisión. Y no estamos hablando de "Roma", que ya se ha quedado un poco atrás en el tiempo, sino de esa tendencia que parecen haber iniciado "Los Tudor". Estuvieron cuatro temporadas adaptando las peripecias de Enrique VIII a los estándares de Showtime (con las dosis de sexo y controversia requeridas para ello), y da la sensación que su éxito animó a las cadenas a recuperar más historias de hace cinco o seis siglos, o adaptar algún best-seller de la misma temática, como ocurrió con "Los pilares de la tierra".

Tenemos "Los Borgia", "Spartacus" y su visión a lo "300" de los gladiadores de la antigua Roma, "Camelot" con su aporte más de fantasía a la leyenda artúrica (la BBC tiene "Merlín" para un público más familiar), el próximo western que va a estrenar AMC en otoño ("Hell on wheels") y, ya centrados en unas décadas, y no siglos, atrás, "The Kennedys", y hasta "Mad Men". Esto, por supuesto, sin contar los posibles estrenos para la próxima temporada (hay varios ambientados en los 60-70), producciones británicas que solemos denominar de época, más que históricas, como "Downton Abbey" o las diferentes miniseries que adaptan clásicos literarios, y si no incluimos series españolas como "Hispania", "Bandolera", "Tierra de lobos", "La República", "Piratas"... En la literatura, el género lleva ya un tiempo viviendo un renacido interés, sobre todo si se mezcla con conspiraciones y demás intrigas, así que supongo que es normal que se traslade a la televisión.

No obstante, junto con las series juveniles, el histórico es uno de los géneros que menos me llama la atención. No tengo ninguna buena razón para ello, porque luego bien que disfruté "Roma", y las series de época inglesas siempre acaban en mi radar, pero no puedo evitar que me den, en general, cierta pereza. No son los trajes, ni que haya alguna interpretación afectada, ni los decorados... Alguna que otra vez he intentado discernir por qué veo "Nikita" y no "Spartacus", y no he llegado a ninguna conclusión. Tampoco soy capaz de explicar por qué todas estas series están teniendo éxito y, como mucho, puedo hacerlo con una en concreto, pero poco más (como en esta colaboración sobre "Downton Abbey" para "Telepatrulla"). Esto va por rachas.
Publicar un comentario