10 abril 2011

Los millones relativos de espectadores

Cada vez que una serie extranjera (sea de la nacionalidad que sea) triunfa en España, enseguida surgen las noticias que hablan del regreso de la ficción británica, o de cómo la "segunda edad de oro" de las series estadounidenses triunfa en España. Es un tema que surge periódicamente, como el Guadiana, y que en realidad no responde exactamente a la realidad y que no es tan sencillo de analizar como puede parecer. "Downton Abbey" ha sido un gran éxito para Antena 3, pero eso no significa automáticamente que la nueva versión de "Arriba y abajo" vaya a serlo también (aunque que sólo el último episodio vaya a emitirse sin el paraguas de la otra serie), o que "Sherlock", que es el otro gran título comprado por la cadena, pueda repetirlo.

Si nos fijamos en las dos series no españolas que mejor han funcionado en los últimos meses en nuestra parrilla, el principal denominador común entre ellas es que no se parecen en nada (en tener toques de culebrón, y ya). Una es "Downton Abbey", y la otra es "Spartacus", en Cuatro, con esa estética de "300" y ese uso de la violencia y el sexo como reclamo que colocó a Starz en el mapa de las cadenas de cable básico que apuestan por la ficción propia. Esta no habría podido funcionar en una cadena más generalista, sospecho. Starz en Estados Unidos no llega a tanta gente, y el principal error al considerar los estrenos de ficción extranjera en España es creer que títulos de éxito relativamente minoritario (en cuanto a número de espectadores) pueden ser un triunfo masivo. No son lo mismo los 10 millones de espectadores que vieron "Downton Abbey" en ITV que el millón escaso, con suerte, que siguió la primera temporada de "Spartacus" en Starz.

Algo parecido podría decirse del fracaso de "The Pacific" en Antena 3. Les honra que se atrevieran a programarla en prime time, aunque lanzarla en jueves contra "Gran reserva" quizás no era lo más adecuado. El debut de la miniserie en la HBO (que es cable premium) fue visto por algo más de tres millones de espectadores; lo suyo es una cuestión más de prestigio que de audiencia. Pero estas cosas son imposibles de predecir. Igual Cuatro, animada por "Spartacus", programa finalmente "True Blood" en prime time y se estrella, y Antena 3 puede convertir el martes en el reducto de las series británicas de época y tener que cambiar de idea a la segunda semana. Uno puede dejarse arrastra por un fenómeno puntual, pero hay que saber las circunstancias alrededor de él para poder hacerse una idea realista de su éxito, y de si puede reeditarse. Eso sí, si esto significa que las cadenas españolas, sean las que sean, empiezan a traerse series británicas, aunque las programen a horas intempestivas, bienvenidas sean.

Música de la semana: Veo que la obsesión por "American Idol" continúa dominando la blogosfera, así que esta semana la elección musical será "That's alright", una canción popularizada por Elvis Presley que cantaron en la última gala.
Publicar un comentario en la entrada