19 abril 2011

Las piezas del juego

AVISO: En este primer contacto con "Juego de tronos" no va a haber spoilers, pero a mí me resulta difícil separar la experiencia de ver la serie con la que tengo por la lectura de los libros (como aclaración, voy a la mitad del tercero, "Tormenta de espadas"). Intentaré ceñirme sólo a lo que HBO ha enseñado por ahora, aunque alguna comparación con el libro será inevitable.

Enfrentarse al primer capítulo de una serie nueva siempre es un poco un reto. Tienen que presentarte a los personajes, los conflictos entre ellos y la trama en la que se van a mover, y puede hacerse de dos modos. Uno es el tipo "The Wire", en el que te sueltan ahí en medio y dejan que te vayas aclarando por tí mismo, y otro es el de algunos pilotos que subestiman la inteligencia del espectador y se lo explican todo con pelos y señales por temor a que pueda perderse 30 segundos de trama. El capítulo de debut de "Juego de tronos" está un poco en medio. Dosifica el enorme caudal de información del libro homónimo de George R.R. Martin y presenta sólo a los personajes y las cosas que necesitamos saber en cada momento. Así, conocemos a Ned y Catelyn Stark y a sus hijos, incluido al bastardo Jon Nieve; al rey Robert Baratheon, su esposa Cersei Lannister y sus hermanos, Jaime y Tyrion; y a los príncipes exiliados Viserys y Daenerys y al bárbaro al que ésta es prácticamente vendida por su hermano, Khal Drogo. Ya habrá tiempo de que conozcamos después a Ser Jorah Mormont o a Theon Greyjoy (al que ni siquiera nombran en el piloto, aunque esté ahí).

Por ahora, desde la fantástica secuencia animada de los títulos de crédito, la serie busca sumergirnos en Poniente y darnos una idea de cómo es ese mundo y cuáles son los principios sobre los que funciona. Es ligeramente medieval y, como tal, se toma muy en serio las divisiones sociales y el trato hacia los niños y las mujeres que había en aquella época (el propio Martin explica esta fidelidad histórica en un mundo de fantasía en esta entrevista), y aunque da un par de pinceladas que apuntan a cosas sobrenaturales (como los Caminantes Blancos), se mantiene dentro del mayor realismo posible. Y sí, la violencia es explícita y el sexo, aún más, aunque no es tan gratuito como puede parecer (no empecéis con las comparaciones con "Spartacus". Si acaso, con "Roma" y "Deadwood"). Es cierto que los personajes, excepto en un par de ocasiones, empiezan en la casilla de salida del arquetipo, con la línea entre los buenos (los Stark) y los malos (Lannister) todavía muy definida, pero los lectores del libro sabemos que eso va a cambiar rápidamente, y que sólo se necesita un poco de paciencia y prestar atención a cada detalle. Al fin y al cabo, esto no es más que una introducción.

Por supuesto, y como es de esperar en el proyecto más ambicioso de HBO para esta temporada, la ambientación está muy lograda y no parece haber ningún eslabón débil en el reparto (quizás Kit Harington como Jon Nieve, pero igual es porque yo tardé en pillarle el punto al personaje). Tyrion ya apunta maneras, Jamie se presenta como un "villano" despreocupado y atractivo y, lógicamente, Arya ya empieza a hacer de las suyas enseguida (Maisie Williams tiene unos grandes ojos muy expresivos). Teniendo a Sean Bean, Ned enseguida se presenta como el héroe cansado pero con sus dobleces, y da la sensación de que el cambio de actriz de Daenerys del primer piloto a este fue acertado, porque Emilia Clarke tiene algo (aunque al principio esté completamente dominada por su hermano, interpretado por un Harry Lloyd que a mí me divierte mucho haciendo de malo, como en la tercera temporada de "Doctor Who").

Esto es sólo una introducción, la colocación de las piezas principales en el tablero del ajedrez por sentarse en el Trono de Hierro desde el que se dominan los Siete Reinos de Poniente. Lo mejor que se puede decir siempre de un piloto es que te deja con ganas de ver el segundo capítulo, y el de "Juego de Tronos" lo consigue. También es una adaptación bastante fiel y efectiva (aunque es verdad, como comentan aquí, que hay unos ligeros desajustes de tono en la escena final del primer capítulo y en otra entre Daenerys y Khal Drogo, pero no creo que sean insalvables), y si logran mantener unos personajes interesantes, podemos estar ante uno de los mejores estrenos de este año.

P.D.: Vi este primer episodio en el preestreno que Canal+ organizó en Madrid, y antes del capítulo pasaron un programa especial (que creo que se vio en la Mostra de Valencia) en el que explicaban un poco de qué va "Juego de tronos" y contaban con las opiniones de algunos fans. No sé si puede verse en alguna parte, pero es curioso, sobre todo, por escuchar a los seguidores de los libros, ya que algunas de sus ideas son... peculiares.
Publicar un comentario