08 septiembre 2012

Dragones de invierno

ALERTA SPOILERS: Esto es sólo para curarnos en salud; por si decido de repente desvelar quién muere (o no) en "Danza de dragones", el quinto volumen en la saga de "Canción de Hielo y Fuego" de George R.R. Martin, es preferible que no sigáis leyendo si no lo habéis terminado, o si no sabéis qué es "el nudo meereeno".

El lema de los Stark se hace realidad al final de "Danza de dragones". El cuervo blanco enviado por los maestres de Antigua hace oficial la llegada de un invierno que comienza al mismo tiempo que las líneas argumentales que hemos ido viendo prepararse y desgranararse desde el final del tercer libro empiezan a confluir en ciertos puntos y, en otros, a desvelar el verdadero juego que está desarrollándose ahí. Ahora ya sabemos que Varys y el príncipe de Dorne llevan moviendo hilos en la sombra mucho tiempo, incluso desde antes de que Jaime matara a Aerys en el salón del trono, con su rescate del bebé Aegon y la preparación de su regreso a Poniente por si el plan de Illyrio con Viserys y Daenerys nunca llegaba a buen puerto. También sabemos que Tyrion está destinado a encontrarse con Dany en Meereen, aunque no lleguemos a verlo en este quinto libro, y que los hijos del hierro y su cuerno de dragones van a traer muchos problemas. Y también sabemos que los pretendientes al Trono que van pasando por posiciones de poder en Desembarco del Rey están todos igual de miopes; los Tyrell han sucedido a los Lannister, pero siguen sin prestar atención a las historias sobre dragones, y al humo, que llegan del otro lado del mar.

Lo interesante de este volumen es ver cómo se presentan situaciones que son claramente polvorines a la espera de una mera chispa que los haga saltar por los aires, desde el difícil equilibrio que Jon tiene que hacer en el Muro (donde estoy convencida que Melisandre puede salvarlo o convertirlo en otro Corazón de Piedra) a todas las traiciones y enemigos que Dany tiene que sortear en Meereen. Las chispas llegan, pero ya al final, y te dejan con las ganas, por supuesto, de seguir leyendo más. "Danza de dragones" debió ser un libro bastante complicado para Martin, porque aunque esté ya lanzando definitivamente las historias que deben llevarnos hasta el final finalísimo, no puede abandonar de repente a Cersei o a Jaime, o a Arya (cuyo papel en todo esto me intriga mucho) y, como él mismo ha reconocido, tampoco puede sacarse de la manga un giro que esté justificado. No puede hacer que Tyrion se encuentre sin más con Daenerys, aunque yo ya estoy deseando ver qué pasará cuando llegue ese momento. También es cierto que igual un poco de síntesis no le vendría nada mal.

Conforme se avanza leyendo "Canción de Hielo y Fuego" empiezan a verse más claros los hilos que están desarrollando la historia de fondo de la caída del invierno y la, seguramente, inevitable llegada de los Otros desde el otro lado del Muro. Bran encaja ahí de algún modo, y cada vez me convenzo más de que también es ahí donde está el propósito último de Dany y sus dragones, no tanto en recuperar el Trono de Hierro ahora que ha aparecido otro Targaryen, hijo de su hermano Rhaegar y de la princesa dorniense Elia. Todas las pruebas que ella tiene que superar, toda la cháchara de que tiene que acordarse de que es la Madre de Dragones ,da la sensación de estar preparándola para esa guerra contra los Otros. Siempre he creído que, al final, Dany salva Poniente de las criaturas del invierno pero nunca reclama el Trono, y son otros los que acaban gobernando, pero me temo que aún queda bastante para comprobar si voy bien encaminada.

"Danza de dragones" y "Festín de cuervos" son, de algún modo, un único libro kilométrico dividido en dos, y será interesante ver cómo afrontan su transformación en temporadas de "Juego de tronos" en HBO. De momento, el reto de llevar a la pantalla "Tormenta de espadas" ya es de por sí monumental, y de eso y otros aspectos habló hace unos días George R.R. Martin en su paso por Chicon7, una convención de ciencia-ficción y fantasía celebrada en Chicago. Participó allí en una charla en la que se habló tanto de sus libros como de la serie, y es una escucha bastante interesante por el vistazo que ofrece al proceso creativo de ambos materiales.
Publicar un comentario en la entrada