08 septiembre 2012

Dragones de invierno

ALERTA SPOILERS: Esto es sólo para curarnos en salud; por si decido de repente desvelar quién muere (o no) en "Danza de dragones", el quinto volumen en la saga de "Canción de Hielo y Fuego" de George R.R. Martin, es preferible que no sigáis leyendo si no lo habéis terminado, o si no sabéis qué es "el nudo meereeno".

El lema de los Stark se hace realidad al final de "Danza de dragones". El cuervo blanco enviado por los maestres de Antigua hace oficial la llegada de un invierno que comienza al mismo tiempo que las líneas argumentales que hemos ido viendo prepararse y desgranararse desde el final del tercer libro empiezan a confluir en ciertos puntos y, en otros, a desvelar el verdadero juego que está desarrollándose ahí. Ahora ya sabemos que Varys y el príncipe de Dorne llevan moviendo hilos en la sombra mucho tiempo, incluso desde antes de que Jaime matara a Aerys en el salón del trono, con su rescate del bebé Aegon y la preparación de su regreso a Poniente por si el plan de Illyrio con Viserys y Daenerys nunca llegaba a buen puerto. También sabemos que Tyrion está destinado a encontrarse con Dany en Meereen, aunque no lleguemos a verlo en este quinto libro, y que los hijos del hierro y su cuerno de dragones van a traer muchos problemas. Y también sabemos que los pretendientes al Trono que van pasando por posiciones de poder en Desembarco del Rey están todos igual de miopes; los Tyrell han sucedido a los Lannister, pero siguen sin prestar atención a las historias sobre dragones, y al humo, que llegan del otro lado del mar.

Lo interesante de este volumen es ver cómo se presentan situaciones que son claramente polvorines a la espera de una mera chispa que los haga saltar por los aires, desde el difícil equilibrio que Jon tiene que hacer en el Muro (donde estoy convencida que Melisandre puede salvarlo o convertirlo en otro Corazón de Piedra) a todas las traiciones y enemigos que Dany tiene que sortear en Meereen. Las chispas llegan, pero ya al final, y te dejan con las ganas, por supuesto, de seguir leyendo más. "Danza de dragones" debió ser un libro bastante complicado para Martin, porque aunque esté ya lanzando definitivamente las historias que deben llevarnos hasta el final finalísimo, no puede abandonar de repente a Cersei o a Jaime, o a Arya (cuyo papel en todo esto me intriga mucho) y, como él mismo ha reconocido, tampoco puede sacarse de la manga un giro que esté justificado. No puede hacer que Tyrion se encuentre sin más con Daenerys, aunque yo ya estoy deseando ver qué pasará cuando llegue ese momento. También es cierto que igual un poco de síntesis no le vendría nada mal.

Conforme se avanza leyendo "Canción de Hielo y Fuego" empiezan a verse más claros los hilos que están desarrollando la historia de fondo de la caída del invierno y la, seguramente, inevitable llegada de los Otros desde el otro lado del Muro. Bran encaja ahí de algún modo, y cada vez me convenzo más de que también es ahí donde está el propósito último de Dany y sus dragones, no tanto en recuperar el Trono de Hierro ahora que ha aparecido otro Targaryen, hijo de su hermano Rhaegar y de la princesa dorniense Elia. Todas las pruebas que ella tiene que superar, toda la cháchara de que tiene que acordarse de que es la Madre de Dragones ,da la sensación de estar preparándola para esa guerra contra los Otros. Siempre he creído que, al final, Dany salva Poniente de las criaturas del invierno pero nunca reclama el Trono, y son otros los que acaban gobernando, pero me temo que aún queda bastante para comprobar si voy bien encaminada.

"Danza de dragones" y "Festín de cuervos" son, de algún modo, un único libro kilométrico dividido en dos, y será interesante ver cómo afrontan su transformación en temporadas de "Juego de tronos" en HBO. De momento, el reto de llevar a la pantalla "Tormenta de espadas" ya es de por sí monumental, y de eso y otros aspectos habló hace unos días George R.R. Martin en su paso por Chicon7, una convención de ciencia-ficción y fantasía celebrada en Chicago. Participó allí en una charla en la que se habló tanto de sus libros como de la serie, y es una escucha bastante interesante por el vistazo que ofrece al proceso creativo de ambos materiales.

5 comentarios:

herb_b dijo...

Coincido totalmente con lo de Jon: realmente nunca lo vemos muerto en este libro, despues de leer ese capitulo me sorprendio lo impactados que estaban algunos con la muerte de uno de los personajes principales, por que esta clarisimo que hay truco: pense lo mismo que tu sobre Melissandre, en este mismo libro nos subrayan lo buenos que son los sacerdotes rojos curando heridas imposibles... y anteriormente los hemos visto hasta levantando a los muertos. Como tambien se levantan por otros medios mas halla del muro, y parece que no siempre pierden la nocion de lo que fueron antes (no sera ese espectro que guia a Bran su tio?? como minimo no es un espectro normal), y aunque seria una idea bastante mas extraña, y no creo que vayan por ahi, hasta hemos visto a otros cambiapieles saltar a un animal antes de morir... tantas opsicones, que lo unico que no parece una opcion es que Jon muera de forma definitiva. La apuesta clara, por supuesto, es Melissandre: la unica vez que nos han contado un episodio con su voz, es para enseñarnos directamente sus visiones, no su interpretacion de ella, preguntando por "el campeon de la luz, nunca por Stannis, y recibiendo a cambio imagenes ede Jon "interferencias" decia ella.... pero todo parece que ese final de libro, solo es el capitulo anterior al que hace que Jon y Melissandre se vinculen como nunca hubieran hecho de otro modo.

MacGuffin dijo...

Lo del espectro que guía a Bran es algo que se discute mucho. ¿Es de verdad su tío? Lo parecería, la verdad.

Katia dijo...

Estaba esperando con ganas este post, porque discutir cosas en foros no es lo mío, todo es tan disperso...
En fin, sobre Danza de Dragones, como dices Marina, se estan comenzando a ver los hilos, muchos más grandes y profundos de los que nadie se imagina y en el cada personaje es sólo una marioneta de Varys y del príncipe Doran. Sin embargo, no comparto tu idea de que Dany no gobernará. Si algo ha demostrado esta chica es que es la única que puede gobernar aquí. Aún no sabemos mucho de Aegon, aunque su última aparición podría parecer la de un valiente líder o un tonto intrépido adolescente, queda por ver. Y pensar que es mayor que Dany...
En fin, si algo ha demostrado Martin es que nada es lo que parece en sus libros, y yo sigo dudando de la capacidad procreadora de Dany porque ella repite y repite la maldición y las toma muy literalmente. El hecho que Martin haga tanto hincapié en la maldición de la maegi (hasta la puedo cantar ya) es que hay algo ahí que pueda significar la salvación para Daenerys. Queda todo en manos de Martin, obviamente.
Lo mismo aplica para Jon que, aún siendo el personaje que más detesto, no lo daría por muerto, aunque conocemos a Martin como en el especialista en arrebatar personajes queridos así como así, y Jon tiene mucho fandom. Me apego a la teoría de Melisandre pero no lo veo convirtiéndose en un Manos Frías. Recordemos que al ser un cambiapieles puede ocupar el cuerpo de fantasma u otra persona o animal, y creo que eso hará. Creo que Melisandre se abocará a no perder el cuerpo de Jon, su identidad como un Stark hasta las cejas no puede perderse si ocupa para siempre otro cuerpo.
Y para terminar, quiero soltar mi teoría que es tan obvia pero que nadie menciona. Casi todos crees que Jon es hijo de Lyanna y Raeghar lo que lo haría tanto Stark como Targaryen, pero nadie se da cuenta que él podría ser el tercer Targaryen necesario para completar al metafórico dragón de tres cabezas y quien monte a uno de los dragones de Dany, que no se pueden compartir. Dany monta a Drogon. Aegon quizá a Viserión y Jon perfectamente iría con Raeghal (que por cierto es el dragón más emo de todos xD). En fin, creo que ahí se cumple la profecía y asegura que Jon sobreviva. ¿Qué les parece?

@Retuiteador En Serie dijo...

A mí lo que realmente me inquieta de todo el tema de la mitología es si Azor Ahai renacido es Stannis (como afirma Melisandre) Jon (lo parece por la confusión de las llamas) o Daenerys (como afirma toda la secta de los curas coloraos). Sea quien sea, será el que salve a Poniente de la amenaza de los otros. Hay muchas teorías a favor y en contra de cada uno de ellos.
En cuanto a Bran no se si estará del lado de los buenos (fuego) o de los malos (hielo)... lo de los niños del bosque como tema me defraudó un poco (parece metido con calzador).
En cuanto a Arya, después del final de Festín de Cuervos con el cambiacaras en Antigua y la trama de la pequeña Stark en Braavos, algo me hace creer que también van a estar metidos en el tema del Muro (¿cómo se justificará? ni zorra).
Las tramas no-mitológicas (la lucha de poder en Poniente) se abandonan bastante para darle páginas y más páginas a las ciudades libres (aunque personalmente me importe menos que una m**rda el sistema electoral de Braavos con sus elefantes y demás) y contando las historias de TODOS los barcos que llevan a la gente que va en busca de Dany (y aún falta por aparecer el archimaestre de Antigua) lo cual a veces resulta abrumador pues son demasiados nuevos personajes/tramas que (conociendo como conocemos a mi primo Yorch Erre Erre) se abandonarán tan rápido como son presentados (véase Quentyn Martell).
El final de Daenerys me hace pensar que Martin ya tenía claro desde el primer tomo que la Khalessi iba a llegar a poniente con un ejercito dothraki (que de paso la ayudarán a re-liberar Meeren de la Arpía-Reznak), ahora me imagino que se llevará al enano y unos cuantos tampax (porque le ha vuelto a brotar “su flor”, como diría la Mónica Gorda).
El otro final con los niños asesinos es cuanto menos impactante y el hecho de que después de aprox 4500 páginas anunciando el maldito invierno por fin llegue el tordo blanco de Antigua nos va guiando hacia el final de esta historia.
Danza de Dragones podía haber sido mejor, pero también peor. El propio Yorch es su peor enemigo ya que sabe que no puede avanzar más de lo debido en según qué volúmenes para que el final sea apoteósico, pero, primo Martin: no es bueno ponerse trabas a uno mismo.

PD: como vuelva a leer una vez más “¿dónde van las putas?” voy a sufrir una lobotomía automática.

MacGuffin dijo...

Siempre he pensado que Azor Ahai era Daenerys.