30 septiembre 2012

El futuro final

 ALERTA SPOILERS: "Fringe" ha iniciado su tanda de 13 últimos capítulos, una tanda que creo que podría ver sin perderse un espectador que no hubiera visto nada de la serie hasta ahora. Pero si no estáis al tanto de la querencia de los Observadores por cierta frase de los Borg de "Star Trek: La nueva generación", no sigáis leyendo.

El último episodio de la cuarta temporada de "Fringe" cerró la serie como la conocíamos hasta el momento. Los experimentos de William Bell y Walter, el otro universo, los poderes de Olivia (aunque esto espero que volvamos a verlo), el trabajo de los casos de la semana de la división Fringe del FBI... Todo eso ya quedó atrás y terminó con la confesión de Olivia a Peter de que estaba embarazada. Esta quinta entrega es la última de la serie, pero es una historia independiente. No tiene que atar cabos sueltos porque los importantes ya se ataron el año pasado, y aunque seguro que veremos cosas coleando de temporadas anteriores, este futuro es independiente. Es una evolución de todo lo anterior, sí, y les otorga a los Observadores la importancia que apuntaban desde el principio, pero es una historia independiente.

De momento, este primer capítulo de la quinta temporada profundiza en las reglas del juego de este futuro distópico que nos enseñaron en el 4x19, y coloca de nuevo a Walter en una posición prominente, con todas las piezas del rompecabezas para salvar el mundo. Si consiguiera recordarlas. El doctor Bishop parece que va a volver un poco al estado de confusión de la primera entrega, cuando su cerebro guardaba todas las respuestas pero no era capaz de acceder a ellas, y da la sensación de que buena parte de la trama de la temporada consistirá en que vuelva a acordarse de cuál era el plan de Septiembre para acabar con los Observadores (cuando llama a Astrid "Afro" tras ser rescatado es uno los instantes más emotivos que hemos visto de Walter). Por otro lado, esa reunión familiar entre unos Peter y Olivia algo distanciados con Etta, su hija ya adulta, promete grandes momentos para más adelante, del mismo modo que vamos a sumergirnos en un montón de referencias a otras historias distópicas futuristas, "Blade Runner" la primera.

Windmark, el Observador jefe, es tan inquietante y malvado como el principal telépata de los Psi Corps de "Babylon 5", y ese mundo sin esperanza, sin música y todo gris remite a los clásicos más clásicos del género. "Fringe" parece estar posicionándose para darnos una última entrega que homenajee aún más a la ciencia ficción más clásica, y no sería extraño que siga arriesgándose y cambiando, como ha hecho hasta ahora. La exploración de la dinámica familiar entre sus protagonistas, con el añadido de Etta, será seguramente el centro de la historia que realmente quieran contar, porque la serie siempre ha funcionado cuando se ha movido en la escala más personal de los sentimientos de sus personajes, incluso aunque estuviera en riesgo la supervivencia de toda la Humanidad. Ya que nos quedamos sin un crossover con "Alcatraz" que la serie pedía a gritos, ¿podría haber uno con "Revolution"? Imaginaos las posibilidades. Imaginaos qué serie saldría de ahí. O mejor no, si queréis seguir viendo "Revolution".

Música de la semana: Supongo que todos estaréis ya al tanto de que FX tiene en marcha un remake de otro policiaco escandinavo, en este caso, "The Bridge", o "Bron/Broen" según su título original. Esta serie sigue la investigación alrededor de un cadáver que aparece en medio del puente que une Suecia y Dinamarca, y aunque ya hablaremos de ella cuando la termine, sí se puede adelantar que es muy recomendable. De momento, nos quedamos con la canción que suena en sus muy elegantes y sobrios títulos de crédito, "Hollow talk", del grupo danés Choir of Young Believers.
Publicar un comentario en la entrada