06 septiembre 2012

Se le apagó la luz

ALERTA SPOILERS: Es un poco extraño poner este aviso tras sólo el piloto de "Revolution", pero es mejor prevenir que sufrir 15 años sin electricidad.

No puede haber nada peor para una serie high concept como "Revolution" que tener un piloto que no sea especialmente memorable. Da la sensación de que debería haber sido doble, en lugar de encajar todo lo que cuentan en 44 minutos, para construir bien ese futuro sin electricidad de ningún tipo, en el que los habitantes de Estados Unidos viven como en el distrito 12 de Panem, agrupados en pequeñas comunidades agrícolas y rurales que, sin embargo, se encuentran sometidas a la voluntad de un señor feudal en toda regla como es ese general Monroe que, por supuesto, tiene una relación con parte de nuestros protagonistas. Los habitantes de a pie no tienen permitido poseer armas de fuego, pero sí pueden armarse con arcos, ballestas, espadas y demás parafernalia medieval que, la verdad, deja una pelea a la antigua usanza, un poco mezcla de cualquier película de Robin Hood y la de Uma Thurman contra los 88 de O-Ren Ishii en "Kill Bill", que es el punto álgido del capítulo.

Éste, en realidad, se dedica a arrancar las tres o cuatro líneas argumentales que parece que va a seguir la primera temporada, incluyendo el misterio de fondo que no podía faltar, y que no es otro que la existencia de un grupo de personas que sabía que el apagón iba a ocurrir, que sabe por qué sucedió y que poseen unos medallones que funcionan como un generador de energía en miniatura, permitiéndoles comunicarse unos con otros a través de un ordenador digno de la estación de la Perla de la Iniciativa Dharma. Y como yo soy así, ese misterio servirá para engancharme durante algunos episodios más, igual que el hecho de que hubiera gente que sabía lo que había ocurrido en realidad en "Jericho" me llevó a soportarla unos pocos episodios más allá del piloto. Ambas series parecen compartir bastantes puntos de contacto, incluyendo unos personajes muy livianos de momento, pero en "Revolution", en teoría tendremos menos paranoia clásica de la Guerra Fría.

Decir que esta serie es probablemente la apuesta más fuerte de NBC para esta temporada no es decir mucho. Casi cualquiera de sus estrenos es su apuesta más fuerte, teniendo en cuenta el estado en el que se encuentran, y lo que este título sí puede hacer es despertar ecos de "The event", otra con high concept que parecía tener una trama intrigante, pero que fracasó. Su co-creador, Eric Kripke, ha afirmado en varias entrevistas que "Revolution" va a tirar más por el lado de las aventuras que por el de la mitología, y quizás así hasta resulte un entretenimiento para pasar el rato. Kripke, desde luego, demostró en las cinco primeras temporadas de "Sobrenatural" que podía hacer evolucionar una serie desde algo más "autoconclusivo" a una historia serializada y con mucha mitología detrás. ¿Se alejará "Revolution" del camino seguido por otros intentos de aventuras postapocalípticas, tipo "FlashForward" o "Terra Nova"?
Publicar un comentario