09 septiembre 2012

Una familia en pruebas

No vamos a decir que "Modern Family" abrió un poco el camino para que se probaran sitcoms familiares con unos giros un poco distintos de lo habitual, pero desde luego es lo que parece. El enorme éxito del que disfruta convenció a las cadenas de que era cool recuperar un género tan tradicional como la comedia familiar, pero había que buscar el modo de diferenciarse de otras propuestas. Aquí llegan Ryan Murphy y Ali Adler a la NBC con "The new normal", en la que el giro viene al tener como protagonista a una pareja gay (que recuerda un poco, por cierto, a la de "Husbands", una webserie de cierto éxito co-creada por Jane Espenson) que quiere tener un hijo utilizando una madre de alquiler. La candidata elegida es Goldie, una chica que tuvo una niña cuando tenía 15 años y que quiere cambiar de vida, y cuya abuela es una máquina de one-liners políticamente incorrectos, racistas, homófobos y bastante divertidos, algo así como una versión con dinero de Sue Sylvester.

Entre todos van a tener que aprender a vivir como una familia, porque ese bebé hace que sus vidas se crucen de modo definitivo, y ese proceso de aprendizaje bien puede ser el tronco de esta primera temporada. Eso y el camino de Goldie hacia la consecución de sus sueños, porque el piloto es más sobre ella, y su realización de que no puede seguir viviendo así, que sobre David y Brian. La hija de Goldie parece sacada directamente de "Pequeña Miss Sunshine" (o del papel de Chloe Moretz en "500 días juntos"), pero curiosamente no se hace repelente, como ocurre a veces con estos niños más inteligentes de lo que su edad hace parecer. Por supuesto, Murphy no puede resistirse a colar algún que otro alegato político en el capítulo, un alegato que es totalmente innecesario y redundante teniendo en cuenta ya cómo es "The new normal", y esos alegatos sí pueden alienar a algunos espectadores que crean que ahogan los chistes.

No llega a ocurrir así en el piloto y, de hecho, éste es bastante divertido (además, Ellen Barkin con una pistola jamás falla). El tono cómico de Murphy puede ser ácido y muy gracioso ("Popular" y, al principio, "Glee" lo demuestran), aunque también pasarse de rosca muy rápido, y todo dependerá de cómo se vayan manejando el resto de episodios. "The new normal" puede terminar siendo una comedia muy convencional o algo fresco y divertido, incluso aunque Murphy se repita en algunas cosas (Brian es un poco Kurt, y la abuela es tanto Sue Sylvester como Mary Cherry, cuya intérprete tiene un inesperado cameo). Lo que está claro es que la campaña publicitaria que ha recibido, al anunciarse que una afiliada de la NBC en Utah no iba a emitirla por su temática (tampoco emitió el año pasado "The Playboy Club"), le va a dar un espaldarazo ante su estreno que pocas comedias nuevas van a tener. Ya se sabe lo que dicen en Hollywood; la única publicidad mala es la inexistente.

P.D.: Faltan dos semanas para que se entreguen los Emmy, pero en el podcast de "Lo que yo te diga" ya empiezan a prepararse diseccionando las principales nominaciones. Yo ando por ahí, entre los invitados.

Música de la semana: Una semana después de los Emmy veremos, por fin, la tercera temporada de "Treme", más de un año después de que dejáramos a Nueva Orleans recuperándose aún de los efectos del huracán Katrina. Los nuevos capítulos arrancarán en el otoño de 2005, y seguro que entre sus actuaciones musicales volveremos a ver a Galactic, una banda de Nueva Orleans que tiene un disco nuevo centrado en el Mardi Gras, y en el que hay canciones como "Hey Na Na".
Publicar un comentario