30 enero 2007

La importancia del aperitivo

No descubrimos nada a estas alturas si decimos que los americanos nos llevan mucha ventaja en el "arte" de la programación de televisión. Aunque a veces lo parezca, la confección de una parrilla no es una cosa que se haga echando las franjas horarias a suertes y aun así, a pesar de que lo tengas todo planeado, pensado y probado hasta el infinito, siempre hay que tener en cuenta que la audiencia, además de soberana, es volátil e impredecible, por mucho que se empeñen los directivos de las cadenas en jactarse de que la conocen bien.
El diario The New York Times publica hoy un interesante reportaje sobre los difíciles comienzos de una serie que, al principio, era el bicho raro de su cadena, y que sufrió lo indecible por mantenerse en la parrilla durante sus primeros meses, sobreviviendo sólo porque el resto de estrenos de esa cadena fracasaron. Dicha serie tuvo suerte de aguantar hasta enero, cuando el buque insignia (en cuanto a audiencia) de la cadena estrenó su nueva temporada y lo único que quedaba de las novedades de otoño era la serie que luchaba por conseguir una audiencia decente. Los programadores la situaron después del programa de máxima audiencia y... voilà. No sólo consiguió una temporada completa, sino que en su tercera temporada promedia 17,5 millones de espectadores, ha sido un éxito en muchos otros países (en España casi ha levantado ella sola una cadena entera) y su protagonista ha ganado, de momento, dos Globos de Oro. Estamos hablando, claro, de "House" y su afortunado emparejamiento con "American Idol".
Los americanos confían mucho en el lead-in, el programa que precede a otro. No hay más que recordar lo contento que estaba Rob Thomas cuando se enteró de que "Verónica Mars" se emitiría en The CW justo después de "Las chicas Gilmore". La serie que viene detrás puede aprovechar la audiencia que le deja la primera, pero eso también es un arma de doble filo, pues si desperdicias más de la mitad de esa audiencia, la espada de la cancelación no tardará mucho en cortarte la cabeza. En la tele estadounidense hay unos cuantos emparejamientos realmente curiosos, como "NCIS" y "The Unit" los martes en la CBS, o ese trío "Ugly Betty", "Anatomía de Grey" y "Men in trees" de la ABC los jueves. Esta cadena, por cierto, tiene uno de los lead-in más temidos no en la competencia, sino en su propia casa, como es "Perdidos", que el año pasado quemó a "Invasión" y, este año, hizo lo mismo con "The nine". Quizá con el cambio de hora a las 22:00 eso no le pase.
Publicar un comentario