18 enero 2007

Si Sherlock Holmes fuera un jeta

Pues si Sherlock Holmes le hubiera echado tanto morro a la vida, y tuviera ese encanto medio adolescente, sería Shawn Spencer, el protagonista de "Psych", un chico con unas dotes de observación muy entrenadas que se unen a unas buenas capacidades deductivas para tener a un vidente falso bastante divertido. Sobre esa premisa y sobre la pareja cómica que forman James Roday y Dulé Hill, que se aleja de su imagen de "El ala oeste de la Casa Blanca" y ofrece el necesario contrapunto a las locuras de Shawn, se construye "Psych" que no deja de ser una serie de detectives con su protagonista muy inteligente, su compañero inseparable, el policía torpe y los casos no demasiado complicados, ya que son lo de menos.
Es un poco como "Monk" (serie que precede a "Psych" en EE.UU.), donde lo que realmente importa son las manías y las peculiaridades de Adrian Monk, que dan pie a las situacines cómicas. De hecho, la estructura de ambas series es prácticamente idéntica, pero en "Psych" se apuesta más por el desenfado. No hay que olvidar que en EE.UU. es un show veraniego, con todo lo que eso implica. Entretiene y hace pasar un buen rato sin insultar nuestra inteligencia, y los episodios emitidos ayer por Cuatro muestran que la dinámica entre Shawn y Gus va mejorando, lo que es una buena señal para más adelante.
Publicar un comentario