13 enero 2007

La resurrección de Alec Baldwin

Junto a "Ugly Betty", hay otra comedia nueva que está consiguiendo un cierto éxito en EE.UU., y que comparte tema con "Studio 60 on the Sunset Strip", porque también está ambientada en un programa de humor tipo "Saturday Night Live", y ésa es "30 Rock". Ha ido adquiriendo cierto predicamento entre los blogueros y, en parte, la culpa es de Alec Baldwin. De hecho, que nadie se extrañe si el próximo lunes se lleva el Globo de Oro a mejor actor de comedia, con lo que culminaría unos años en los que Baldwin parece haber dejado atrás su fama de problemático y camorrista (y su sonado divorcio de Kim Basinger, que aún colea) y haberse asentado como un actor secundario verdaderamente sólido y que saca petróleo hasta de los papeles más pequeños.
No recuerdo exactamente dónde empezó esta metamorfosis, pero sólo con verlo en "La sombra" y luego en el pequeño, y autoparódico, papel de "State & Main" se puede apreciar la dimensión del cambio. De hecho, el suyo es uno de los personajes que más se recuerda de "Infiltrados", sobre todo por la nota de humor que aporta. Porque en lo que Baldwin parece haberse hecho experto es en el humor sin que se note, construido con pequeños detalles.
No hay nada que guste más en USAmerica que una historia de superación personal y, sobre todo, de auge, caída y recuperación de esa caída. Baldwin está rentabilizándolo bien. A John Travolta, otro "resucitado", le cuesta manejar su vuelta, pero quizás el sorprendente papel que hará en "Hairspray" le dé un par de puntos extra. El que no tiene remedio es Mickey Rourke. En los 80 estaba en lo más alto, y la caída desde la cima fue de antología de Hollywood Babilonia. Hace un par de años, regresó con cierta fuerza gracias a un par de secundarios en "Dominó" y, sobre todo, en "Sin City", pero no parece que eso sea suficiente para que salga del arroyo.
Publicar un comentario