29 marzo 2008

Desde el Danubio

Ya veo que esos jovenzuelos actores antes de hacerse famosos no han tenido secretos para vosotros, ¿eh? Efectivamente, el primero era Lee Pace, protagonista de "Pushing Daisies", que empezó a hacerse notar en el circuito indie con "Soldier's girl", donde era un transexual que actuaba en clubes y de la que se enamoraba un soldado. El segundo ya era famoso cuando apareció en la segunda temporada de "Verónica Mars", pero Kevin Smith siempre fue uno de los mayores admiradores de esta serie, así que no era raro que le dieran un pequeño cameo. Y en cuanto a los dos buenos mozos del final, eran Clint Eastwood y Tommy Lee Jones dando sus primeros pasos en el cine. Aunque para Eastwood, fue una serie de televisión de vaqueros, "Rawhide", la que empezó a hacerlo despuntar. En el caso de Jones, efectivamente ese fotograma correspondía a "Love Story", y era prácticamente su debut en el cine.

Parece que, aparte de prepararnos para los esperados regresos post-huelga de casi todas las series yanquis, y la aparición de Britney Spears en "Cómo conocí a vuestra madre", esta semana que yo he estado desconectada no ha dado mucho más de sí. Aunque me ha sorprendido leer que David Eick intentará recuperarse de la castaña de "Bionic Woman" haciendo una miniserie sobre "Hijos de los hombres", la película de Alfonso Cuarón que adaptaba un libro de P.D. James que presentaba un futuro bastante negro en el que la humanidad es estéril y ya no puede reproducirse, así que se enfrenta a su extinción total. Por lo que Eick ha comentado, se parecerá bastante más a "Galáctica" que el remake de "La mujer biónica", ya que dice que la serie se centrará más en el origen de la novela, en mostrar una sociedad en la que los jóvenes son el centro de todo y, como no tienen la responsabilidad de cuidar de la próxima generación ni de preocuparse por ella, pueden hacer literalmente lo que quieran.

P.D.: A todo esto, no ha estado mal mi visita a la capital de Hungría y, durante una temporada, la otra capital del Imperio Austro-Húngaro junto con Viena. El frío siberiano de los primeros días ha sido un poco riguroso, pero es realmente imponente y, a la vez, un poco decadente. Merece de veras el apodo de "la perla del Danubio". Y lo único televisivo que vi por allí fueron unos carteles de promoción de la cuarta temporada de "Perdidos" en el metro, con Jack y Kate.
Publicar un comentario