22 marzo 2008

Los Seis de Oceanic

ALERTA SPOILERS: Divaguemos un poco sobre "Perdidos", ¿os parece? Pero apartaos de aquí si no habéis visto el último capítulo, "Meet Kevin Johnson".

Sabemos muchas cosas después de estos primeros ocho episodios de la cuarta temporada de "Perdidos". Sabemos que la isla es un lugar muy poderoso, con sus anomalías electromagnéticas y temporales; sabemos quiénes son los seis supervivientes del Oceanic 815 que logran escapar (Jack, Kate, Hurley, Sayid, Sun y Aaron, el bebé de Claire), y sabemos definitivamente que hay dos bandos peleando, el de Ben, que pretende proteger la isla a cualquier precio, y el de Charles Widmore, que quiere encontrarla cueste lo que cueste. O eso parece, porque uno y otro bando se acusan de ser los malos y de haber preparado el montaje de los restos falsos del avión que se encuentran en una fosa en el océano Índico. Eso todavía está muy embrollado, por lo que es pronto para sacar conclusiones al respecto.

Quedémonos sin embargo con los Seis de Oceanic, y con Michael, cuyo regreso se confirmó por fin esta semana. Desde que Ben habla de que tiene un espía en el barco de Widmore, no es difícil adivinar que era él, y tampoco era difícil adivinar que manipularían sus sentimientos de culpa por haber matado a Ana Lucía y a Libby para que se infiltrara en el barco y saboteara su misión (culpa que se explicita con esas visiones que tiene de Libby). El peaje emocional de los superviventes es común a Michael y a los otros seis que salen de la isla. Su deterioro debe ser cada vez más evidente hasta que terminan como Hurley, que ve a Charlie por todas partes y pide que lo ingresen otra vez en el psiquiátrico, o como Jack, intentando suicidarse. El "peaje" de Kate es cuidar de Aaron, el de Sayid es trabajar para Ben, y el de Sun, por ahora, saber que dejó a Jin atrás. Según han dicho Damon Lindelof y Carlton Cuse, al final de esta temporada, decidirán si vuelven o no a la isla (claro que vuelven, que aún quedan dos temporadas), pero, ¿saben volver? ¿O tendrán que recurrir a Ben?

Hasta el 24 de abril no hay más episodios nuevos (parón forzado por la huelga de guionistas, ya sabéis), y el noveno se llama "The shape of things to come". Bueno, ya sabemos que ésa es Hera, la hija de Sharon y Helo, pero en fin... De momento, el balance de esta primera mitad de la temporada es bastante satisfactorio. Empezó ofreciéndonos unas cuantas respuestas y presentándonos a esos peculiares tripulantes del carguero (mi favorito es Faraday, tan friki él), para después levantar el pie del acelerador e ir colocando las diferentes piezas que nos llevarán hasta el final de temporada. Sigo pensando que la pobre Juliet no llegará viva al final de la serie, y más aún tras confirmar la obsesión que Ben siente por ella, y me intriga el distanciamiento entre Kate y Jack de los flashforwards (aunque ahí sigue habiendo algo).

Por lo pronto, pasemos el rato con unas pocas curiosidades. Por ejemplo, el nombre del capitán del carguero, William Gault, es el de un personaje de varias historias de William Hope Hodgson, precedente para muchos del terror cósmico de Lovecraft (ahora que lo pienso, el pie de cuatro dedos es un poco lovecraftiano... ¡Cthulhu!). ¿Y os habéis fijado que, además, de Patsy Cline, a los chicos de "Perdidos" les encanta Mama Cass? La segunda temporada empezaba con Desmond escuchando "Make your own kind of music", y ahora vemos a Michael estrellando su coche a los compases de "It's getting better". Y, finalmente, sigamos con mi idea fija de todo lo que "Perdidos" tiene en común con "Galáctica", pero hagámoslo con estos montajes realmente simpáticos. No me digáis que Bakunin y el Tigh post-Nueva Caprica no podrían intercambiar sus puestos...

Publicar un comentario