12 noviembre 2008

Parques temáticos

El regreso a la parrilla de la NBC de "Ley y orden", en la que es su 19ª temporada, la ha convertido en la segunda serie más veterana en emisión, por detrás de "Los Simpson", y ha vuelto a poner de relieve el gran peso que tienen los procedimentales en las programaciones de las cadenas. Entre las franquicias de "Ley y orden" y "CSI" suman nada menos que seis series (aunque "Ley y orden: Acción criminal" ahora se reparte entre la NBC y el canal por cable USA), y no puede negarse la influencia que han tenido en multitud de programas posteriores. Las series de policías ya no pueden ser meras series de policías, sino que tienen que distinguirse por algo, generalmente, que el grupo de policías se dedique a investigar un tipo muy concreto de delitos.

Por lo demás, y si nos quedamos sólo en la superficie, podrían ser todas intercambiables. Lo que importa siempre es la trama del capítulo, no los personajes, y los episodios son autoconclusivos. La fórmula está muy probada y funciona, pero por eso mismo suele gastarse con rapidez y terminar siendo aburrida. La clave de su éxito está, sin embargo, en que otras cadenas hayan intentado repetir el éxito de la NBC y, sobre todo, la CBS con los procedimentales y se hayan lanzado a desarrollar los suyos propios, aunque con un giro que les da su propia personalidad. En el caso de "House", está en su personaje central (jugada que buscan repetir en "The mentalist"); en "Bones", en su pareja protagonista y su sentido del humor.

La lista de procedimentales es muy larga (porque también los hay más o menos encubiertos), y Dick Wolf, el creador de "Ley y orden", aún va a ampliarla más porque está desarrollando uno que suena a una variación de "Caso abierto" mezclada con "Bones", "Lost and found", centrado en asesinatos de personas sin identificar (ya sabéis que ése es el nuevo trabajo de Katee Sackhoff, con un papel que "huele" un poquito a Starbuck, bien secundada por Brian Cox). Si "CSI", "NCIS" o la propia "The mentalist" funcionan, algo tienen que tener.

De todos modos, una tiene también su cupo de procedimentales. La mayoría están bien hechos y resultan entretenidos, pero hay que poner un límite en alguna parte. Ya sabéis que "CSI" es de mis favoritas ("CSI: Miami" es un despropósito, y "CSI: NY" la encuentro muy sosa), mientras que de "Ley y orden", la única que me resulta entretenida es "Unidad de Víctimas Especiales". No puedo soportar "NCIS" (como tampoco podía con su serie madre, "JAG: Alerta roja"), pero "The mentalist" se deja ver muy bien. "Life" y "Bones" se colaron en la zona de confianza casi sin pretenderlo, y "The Closer" es de las que más me divierte. Y Sci Fi tiene en preparación otra que podría muy bien ser un procedimental de ciencia ficción, "Warehouse 13", que se estrenará el próximo verano, quizás emparejada con "Eureka" (no había caído que Eddie McClintock, uno de sus protagonistas, fue el novio de Brennan en la segunda temporada de "Bones". Su compañera, Joanne Kelly, igual os suena de "Vanished" y "The Dresden files").
Publicar un comentario