18 noviembre 2008

Cinco series, cinco

Como la gripe, el virus de los memes ataca de nuevo, y media blogosfera parece haberse contagiado. Pero claro, siempre hay alguno curioso que nos animamos a hacer (el de las 50 preguntas no, no soy tan interesante como para daros la barrila con mi número de pie o que ahora mismo sólo escucho el ruido del teclado de mi compañero de trabajo. Y, además, ya hice uno parecido hace tiempo). Ejemplo, éste que he visto en Cultura Basura (aunque justo es reconocer que la culpa de todo la tiene no Yoko Ono, sino el Sr. Mirindo), que pide que recomendemos cinco series a las que todo el mundo debería dar una oportunidad y, preferiblemente, que sean poco conocidas, o que estén poco vistas por el público masivo. Esto último impide que me lance a pontificar, otra vez, sobre las bondades de "Galáctica", incluso aunque mucha gente no la haya visto, y "Perdidos" queda fuera de la discusión. Va a costar dejar esto sólo en cinco series, pero todo sea por la virtud de sintetizar.

1.- "Verónica Mars" (Drama. UPN-The CW. 2004-07): Sé que hay más gente que no le ve maldita la gracia a esta serie de la que podría parecer, pero su primera temporada es uno de los mejores productos televisivos que se han hecho en los últimos años, y alcanzaba sus mejores momentos cuando no se alejaba de los códigos del cine negro con los que nació. Con unas gotas de "Buffy, la cazavampiros", un poco de Raymond Chandler, una pizca de "Las chicas Gilmore" y otro poco de las series clásicas de adolescentes, Rob Thomas nos dejó, sobre todo, un gran personaje femenino y descubrió a una actriz tan competente (y desaprovechada posteriormente) como Kristen Bell.

2.- "Principal sospechoso" (Drama. ITV. 1991-2007): Ésta es la madre de muchas de las series procedimentales actuales, pero pocas consiguen lo mismo que ella. Impulsada por el sensacional, y crudo, retrato que Helen Mirren hace de la superintendente Jane Tennyson, "Principal sospechoso" es un drama policial a veces seco y bastante austero, pero que siempre suele ser bastante certero en sus tramas y, sobre todo, en el retrato que se hace no sólo de Tennyson, sino de la sociedad británica. Sólo por su protagonista central, llena de contradicciones y fallos, pero con acusado sentido de la justicia y del deber merece la pena ver aunque sólo sea una de sus seis entregas.

3.- "Life on Mars" (Drama. BBC. 2006-07): Ahora que la ABC ha estrenado su propio remake en Estados Unidos, y que Antena 3 está rodando la versión patria, hay que darle una oportunidad al original, una serie que fue un fenómeno en el Reino Unido y que, según sus creadores, nació simplemente como un homenaje a las series de policías de los 70. La historia de Sam Tyler que, tras un accidente en 2006, se encuentra de golpe y porrazo en 1976 no sólo tiene uno de los puntos de partida más originales de los últimos tiempos, sino que debe gran parte de su éxito a un elenco de personajes inolvidable encabezado por Gene Hunt, uno de los "malos" más carismáticos, divertidos y peculiares de la tele reciente.

4.- "Desaparecida" (Drama. TVE. 2007): Las opiniones al respecto de esta serie están muy divididas, pero yo creo que es una de las más recomendables que se han hecho en España en los últimos años. La principal razón, aparte de cómo se muestra a la familia de la chica que desaparece, son los dos guardias civiles que llevan la investigación, Sierra y Andrún, una pareja que funciona a la perfección y que se beneficia del gran trabajo de sus actores, y de que Miguel Ángel Solá es un genuino 27%.

5.- "Hermanos de sangre" (Drama. HBO. 2001): La nefasta programación de Telecinco impidió que esta miniserie llegara en España a un público más amplio, que merece con creces. El seguimiento de la Compañía Easy del ejército estadounidense desde el Día D hasta el final de la Segunda Guerra Mundial es tan absorbente, que queda una sensación extraña una vez que se termina. La manera en que se retrata a los personajes la diferencia de cualquier otra serie bélica, presentando a hombres corrientes en lugar de héroes de una sola pieza. Al final, cuando sabemos quiénes son los ancianos que prologan cada capítulo, raro será que no acabes con un nudo en la garganta.

Igual no son tan joyas escondidas como "Spaced" o "Freaks & Geeks", pero también merecen la pena. Es cierto que todas han finalizado ya, y me ha faltado el canto de un duro para colar por ahí "Las chicas de oro", que es una cima de la sitcom, pero de las series en emisión ya hablamos mucho todos los días. Si os animáis, ya sabéis.
Publicar un comentario